Los microorganismos vaginales pueden transmitirse después del parto por cesárea

Lara C. Pullen, PhD

Fuente: http://espanol.medscape.com/verarticulo/5900142

Los microorganismos vaginales pueden al menos en parte transmitirse a lactantes que nacen mediante operación cesárea, según los resultados de un estudio experimental. Sin embargo, aún no se han esclarecido las consecuencias de los resultados a largo plazo en la salud, advierten los investigadores.

Maria G. Dominguez Bello, PhD., de la Universidad de Nueva York en la Ciudad de Nueva York, y sus colaboradores publicaron los resultados de su estudio preliminar el 1 de febrero en la versión electrónica de Nature Medicine. Los investigadores efectuaron seguimiento a cuatro lactantes nacidos por operación cesárea que estuvieron expuestos a los líquidos vaginales maternos al nacer. Determinaron la composición de su microbiota en el curso del tiempo, utilizando más de 1500 muestras de regiones anal, oral y cutánea de lactantes y madres en este grupo y en grupos comparativos durante el primer mes de edad.

Los investigadores descubrieron que los lactantes nacidos por operación cesárea expuestos a la microbiota vaginal materna tienen poblaciones bacterianas que se parecen a las observadas en lactantes nacidos por parto vaginal.

“Dado que los lactantes nacidos por cesárea estuvieron expuestos a los líquidos vaginales por el uso de gasas estériles, determinamos cuán similares eran los microbiomas de las gasas a los de las muestras obtenidas de zonas del cuerpo de la madre en el día 1. Confirmamos que la microbiota de las gasas que se incubaron en la vagina materna eran muy similares a las de las muestras vaginales, y ambas estaban enriquecidas para Lactobacillus iners”, señalan los autores.

Por consiguiente, la gasa al parecer pudo transmitir los microorganismos con los que el lactante habría tenido contacto durante un nacimiento por vía vaginal.

Los partos por cesárea alteran el transporte de microorganismos

La microbiota de un mamífero recién nacido en gran parte está determinada por el parto a través del conducto del parto rico en microorganismos. Los seres humanos son los únicos mamíferos que alteran la exposición del recién nacido al microbioma materno.

Aunque las operaciones cesáreas pueden ser una necesidad médica en 10% a 15% de los nacimientos, las tasas de parto por cesárea en Estados Unidos son cercanas al 30%. “Los lactantes nacidos mediante operación cesárea adquieren una diferente microbiota al nacer”, explicó la Dra. Dominguez-Bello en una conferencia de prensa. Esta diferencia se relaciona con trastornos inmunitarios y metabólicos.

Una vez que nace, las zonas del cuerpo del recién nacido rápidamente son colonizadas por microorganismos sembrados por la madre y el medio ambiente. En el estudio actual se determinó que al nacer la diversidad bacteriana neonatal era más alta en las regiones anal y oral. La diversidad en estas zonas disminuyó hacia el día 3 y la diversidad en la piel se incrementó con el tiempo.

Aunque los resultados del presente estudio son atractivos, todavía son preliminares. “El parto desde luego es un proceso muy complejo”, explicó el investigador Jose C. Clemente, PhD, de la Escuela de Medicina Icahn en Mount Sinai en Nueva York, en una conferencia de prensa. “Nuestros resultados establecen la factibilidad, pero no los resultados en la salud”, añadió.

“Desde luego, el modo de parto es solo un suceso que contribuye al desarrollo de la microbiota en los primeros años de vida. Los antecedentes y el historial clínico de la madre, la opción por la lactación natural y su duración y la exposición a los antibióticos son todos factores decisivos y determinantes que deben controlarse muy bien en investigaciones futuras. Indudablemente, tales estudios exigen grandes recursos y la distribución aleatoria será muy difícil”, escribe el Dr. Alexander Khoruts, de la Universidad de Minnesota en Minneapolis, en un artículo dado a conocer también en News & Views.

Los autores están de acuerdo. “El estudio final, más extenso y más importante, que es muy costoso, es el de efectuar seguimiento a los lactantes durante años”, explicó la Dra. Dominguez-Bello

Deja un comentario