La anemia y la transfusión sanguínea en el Recién Nacido

Raffaella Colombatti, Laura Sainati, Daniele Trevisanuto: Seminars in Fetal and Neonatal Medicine Volume 21, Issue 1, Pages 2-9 (February 2016) DOI: 10.1016/j.siny.2015.12.001

Resumen

La anemia neonatal es un fenómeno frecuente en las unidades de cuidados intensivos neonatales. Los criterios de transfusión de glóbulos rojos en caso de pérdida de sangre están claramente definidos, pero los umbrales óptimos de hemoglobina y hematocrito de transfusión para la anemia debido a la disminución en la producción o aumento de la destrucción son menos evidentes. Esta revisión se centra en las causas de la anemia en el período neonatal y las más recientes opciones de tratamiento basadas en la evidencia, incluyendo la transfusión de sangre y agentes estimulantes de la eritropoyesis.

Introducción

La anemia neonatal, definida como una concentración de hemoglobina (Hb) o de la concentración de hematocrito (Hct) de > 2 desviaciones estándar por debajo de la media para la edad postnatal, es un problema importante encontrado en las unidades de cuidados intensivos neonatales (UCIN). Los recién nacidos son una de las categorías más transfundidas, con un 90% de los neonatos de muy bajo peso al nacer que recibieron al menos una transfusión de glóbulos rojos (RBC) durante su estancia en la UCI neonatal. Un bajo nivel de Hb al nacer ha surgido recientemente como un factor de riesgo independiente para la mortalidad y la probabilidad de recibir una transfusión de sangre en recién nacidos prematuros nacidos con < 32 semanas de gestación, independientemente del tipo de parto y la hora de pinzamiento del cordón umbilical. Por otra parte, la anemia a largo plazo tiene el potencial de afectar tanto el crecimiento del cerebro y otros componentes de la enfermedad crónica tanto el bebé prematuro como del bebé de término.

La interpretación de las anomalías hematológicas en el recién nacido es confundida por la interacción de la genética, la enfermedad adquirida, y los factores maternos con las peculiaridades de los eritrocitos fetales. Por lo tanto, el enfoque de los recién nacidos con anemia debe tener en cuenta las características específicas de la eritropoyesis del recién nacido, la edad gestacional, las diferentes causas de la anemia en el de término y en el bebé pre término, sus condiciones clínicas, y el riesgo – beneficio de cada opción de tratamiento disponible. Mientras que el manejo de la anemia en el recién nacido a término se ha mantenido prácticamente igual en la última década, en los últimos años se han visto el desarrollo de diversos ensayos clínicos para mejorar la práctica basada en la evidencia, para el diagnóstico y tratamiento de la anemia en el recién nacido prematuro, incluyendo transfusión de glóbulos rojos, agentes estimulantes de la eritropoyesis, y la práctica estándar. Varias directrices nacionales, y muchas directrices acordadas a nivel local se han ejecutado y están actualmente disponibles para guiar la práctica de transfusión de los clínicos, pero todavía existen muchas incertidumbres, incluyendo aquellas relativas a los resultados a corto y largo plazo.

Las preguntas a responder en esta revisión son: ¿Cuál es la etiología de la anemia?, ¿Cuales son los criterios a transfundir?, ¿Existen riesgos potenciales en transfundir de forma temprana?, ¿Qué papel juegan la terapia con eritropoyesis?. Invitamos a leer el articulo completo para dar respuesta a esta y otras preguntas.

Link artículo: La Anemia y la transfusión en el Recién Nacido

Deja un comentario