LA ENFERMERÍA EN NEONATOLOGÍA, un ensayo argumentativo

Autora: MARIA DE JESUS GALLARDO JAIMES – México
Alumna del Postécnico en Enfermería Neonatal – Red Latinoamericana de Pediatría y Neonatología

Introducción
El profesional de Enfermería tiene que realizar actividades en el campo asistencial, administrativo, docente, investigación y gremial, que lo acrediten como tal, por lo que asume su desempeño laboral en las diferentes instituciones de Salud pública y privada donde se requiere de su trabajo dentro de la unidad neonatal; a través del ejercicio de sus funciones en forma generalista, no acorde con los nuevos esquemas científicos y tecnológicos que surgen de la sociedad del siglo XXI del desarrollo regional y nacional.

El cuidado neonatal en pediatría requiere de la atención de Enfermería de forma especializada tanto en la salud como en situaciones adversas, pues es considerado como una especialidad dentro del ejercicio de la profesión de Enfermería.

De acuerdo a lo señalado anteriormente, el cuidado neonatal inicia desde el nacimiento hasta los veintiocho días; requiere de personal especializado, entrenado para responder eficazmente al asegurar la calidad del ejercicio profesional y de la demanda que requiere su población sujeta a este nivel.

Por lo que resulta para el personal de enfermería realizar prácticas asistenciales con cierto grado de complejidad en el área neonatal, pues es imprescindible para que pueda llevar a cabo el método científico plasmado en un proceso de enfermería acorde a las necesidades de salud de cada neonato, para que estas intervenciones sean justificadas con un principio científico y tecnológico, que le permite poner en práctica un intervencionismo de enfermería desarrollando habilidades y destrezas y así logra un grado de experiencia en la atención al paciente en edad neonatal.

Enfermera Neonatal

Poco se ha hablado hasta el momento de la Enfermería en Neonatología. Quizás sea dentro del equipo de trabajo multidisciplinario en estas unidades, que los profesionales más implicados en que los pacientes lleguen a una meta común, para que esta premisa llegue a penetrar dentro del espíritu del cuidado, puesto que se deben considerar ciertos puntos en los que destacan: el conocimiento de la función de la enfermera en los servicios de neonatología; que está fundamentada en la identificación, el seguimiento y control de los cuidados de salud de los neonatos. La piedra angular de esta definición viene definida por el concepto de cuidados, y definimos estos como: “todas aquellas intervenciones de salud y promoción de esta, específicas de los niños recién nacidos”.

Estas intervenciones deben de ser normalizadas y estructuradas adecuadamente; actualmente la Nursing Intervencions Classification (NIC) que traducido al español Clasificación de intervenciones de Enfermería (CIE) catalogada como el organismo que se encarga de esta tarea.

Es de igual importancia conocer los límites del profesional de Enfermería en los servicios de neonatología que deben de ir definidos por el nivel de preparación y pericia del profesional.

Lo anterior inicia desde que el neonato toma contacto con el mundo exterior, hasta que cumple un mes de edad; lo que conlleva cuidados desde los más básicos de protección e higiene de la salud, hasta los más específicos de mantenimiento de la vida en condiciones óptimas.

El profesional de enfermería especialista en el cuidado neonatal debe contar con conocimientos de aplicabilidad de los cuidados.

Los conocimientos de los profesionales de Enfermería en un porcentaje muy elevado vienen dados por su experiencia, pero sin duda alguna, con el desarrollo de estos profesionales, la adquisición de los conocimientos influyen en las intervenciones que se aplican a los neonatos. El tener experiencia en la aplicabilidad de los cuidados, en muchas ocasiones viene ligada a los años de experiencia, pero esta circunstancia puede ser errónea. La experiencia viene dada por el saber y la aplicación del mismo sobre un cuidado, resolviendo científicamente bajo la razón, la lógica y el carácter humano, teniendo en cuenta los resultados positivos que permiten el desarrollo adecuado de un neonato, cuyo concepto óptimo es la misión de nuestro servicio.

El profesional de enfermería en neonatología debe contar con todas las cualidades, actitudes y aptitudes y es de suma importancia que demuestre su capacidad para mejorar ya que viene dada por el grado de “adhesión” que el profesional tiene con su paciente.

Los profesionales de enfermería en las unidades neonatales son variados respecto al país en que se trate. En nuestro país hay que considerar que muy a pesar de la carga de trabajo y a la falta de personal en las unidades de salud se sigue creyendo que a mayor número de profesionales no implica mayor calidad en los cuidados y que el nivel de preparación profesional es directamente proporcional al nivel de calidad de los cuidado por lo que el producto enfermero en las unidades de cuidados neonatales tiene que ver mucho con la preparación profesional, el número de profesionales y los resultados obtenidos.

Conclusión.

Tenemos que reconocer que trabajar en estas unidades no es fácil, representa enfrentarse a un continuo esfuerzo de actualización y aprendizaje.
El hecho de cuidar a estos pequeños y que inevitablemente algunos, a veces demasiados, sufran, lloren y que también mueran, trae aparejado el reconocimiento de necesidades propias, conflictos y angustias.
Nos cuesta reconocer nuestras limitaciones.
La impotencia y desamparo que experimentamos ante la imposibilidad de resolver todos los problemas que se nos presentan, llámese insuficientes recursos humanos actualizados y disponibles, insumos, etc… cabe hacerse esta pregunta: ¿Experimentamos angustia en el ejercicio de nuestra profesión…?
Desde mi punto de vista, en muchas ocasiones he sentido cierta impotencia ante las adversidades que juega la salud del paciente neonato; y si bien es cierto que con el paso del tiempo se va adquiriendo cierto grado de experiencia, no resulta suficiente, pues vivimos en una realidad globalizada, llena de exigencias, lo que de cierta forma incita a la capacitación continua en esta rama.
Difiero un tanto de la trillada frase: “la práctica hace al maestro”, pues creo que no se llega a ser maestro sin contar la base científica de lo que representa ser una enfermera en neonatología ya que los roles de cada una de etapas de la enfermería se encuentran descritos y el grado de formación especializada en cualquier rama no únicamente en neonatología precisa de más conocimiento científico que permitirá crear una brecha estrecha entre el conocimiento y el quehacer de enfermería.

Revisión por:

Prof. Joshuan Barboza Meca – Especialista en Pediatría – Docente principal de la Especialidad de Cuidados Críticos Neonatales – RELAPED

Bibliografía
(2007). MANUAL DE INSTRUCCIONES DE TRABAJO EN NEONATOLOGIA. En MANUAL DE INSTRUCCIONES DE TRABAJO EN NEONATOLOGIA. (pág. 68). MEXICO.
CASTRO LOPEZ, F. W. (2007). MANUAL DE CUIDADOS DE ENFERMERIA EN NEONATOLOGIA. LA HABANA : CIENCIAS MEDICAS .
MANUAL DE ENFERMERIA EN NEONATOLOGIA. (s.f.). Recuperado el 2015 de 06 de 23, de htpp://www.aibarra.org.neonatolgia

Deja un comentario