[JPEDS]Nuevos productos de tabaco con menos restricciones publicitarias y consecuencias para la generación actual de jóvenes

  • En este número de JAMA Pediatrics, Pierce et al1 muestran que los adolescentes y adultos jóvenes (AYA) que informan un anuncio favorito de productos de tabaco, recuerdan haber visto una publicidad de tabaco o divulgar que les gustaba un anuncio de tabaco eran más propensos a iniciar el uso de productos de tabaco 1 año luego. Esta asociación prospectiva se observó en varios productos, incluidos (por primera vez según nuestro conocimiento en una muestra nacional) cigarrillos electrónicos (cigarrillos electrónicos) y otros productos de tabaco no cigarrillos.
    Durante la última década, ha habido un cambio dramático en el mercado de productos de tabaco. Los productos no cigarrillos, incluidos los cigarrillos electrónicos, la cachimba (pipa de agua de tabaco) y los cigarros pequeños, ocupan un segmento considerable de las ventas totales de productos de tabaco en los Estados Unidos, particularmente entre la población AYA. Los cigarrillos electrónicos en particular han ganado popularidad rápidamente entre los AYA durante los últimos años y siguen siendo el producto de tabaco más utilizado en este grupo de edad, 2 con tasas de uso sustancialmente más altas en la población AYA en comparación con los adultos mayores de 25 años. .3 Si bien se han establecido numerosos factores de riesgo para la iniciación de productos de tabaco no cigarrillos, 4 hasta ahora ha habido pruebas limitadas5-8 sobre si la publicidad de productos no cigarrillos desempeña un papel en el inicio del uso de AYA. Los hallazgos de Pierce et al1 son importantes para las políticas y la prevención dirigidas a proteger a las generaciones actuales y futuras de AYA. Como resultado del Acuerdo Maestro de Arreglo y la Ley de Prevención del Tabaquismo Familiar y Control del Tabaco (Ley Pública 111-31, 61 Fed Reg 44615-44618), existen salvaguardas regulatorias vigentes que restringen la comercialización de cigarrillos combustibles. Los anuncios de cigarrillos combustibles en el punto de venta o en revistas con lectores adolescentes importantes que incluyen imágenes de personas (por ejemplo, el Hombre Marlboro) o imágenes de dibujos animados (como el ahora retirado Joe Camel) están prohibidos. Los cigarrillos confiables en la caracterización de sabores que pueden atraer AYA de manera desproporcionada (por ejemplo, fresa, uva, naranja, clavo de olor, canela, piña, vainilla, coco, regaliz, cacao, chocolate, cereza o café) ya no están permitidos en el mercado. Estas restricciones de comercialización están notablemente ausentes en el creciente mercado de productos de tabaco alternativos, incluidos los cigarrillos electrónicos.9 Como resultado, los cigarrillos electrónicos se comercializan comúnmente en aromas orientados a los jóvenes (p. Ej., Skittles; Figure, A) ) y con empaques orientados a los jóvenes, incluido el uso de imágenes tipo caricatura10 (por ejemplo, Unicorn Puke, Figura, B). Cuando se exponen a anuncios de cigarrillos electrónicos con sabores y temas orientados a los jóvenes, la evidencia sugiere que los adolescentes están más interesados ​​en probar los cigarrillos electrónicos.11 Aunque el estudio de Pierce et al1 no evaluó la exposición a los anuncios explícitamente a través de las redes sociales, las altas tasas de AYA el uso de las redes sociales y la rápida diseminación del mercadeo de productos formales e informales a través de las redes sociales suscita una mayor preocupación con respecto a la asociación de publicidad en redes sociales con el inicio juvenil de productos de tabaco no cigarrillos. Un hallazgo clave de Pierce et al1 fue que, entre AYAs puede que no hayan sido receptivos a los anuncios de cigarrillos combustibles, aquellos que habían visto o apreciado un anuncio de cigarrillo electrónico tenían más probabilidades de haber iniciado el tabaquismo con cigarrillos durante el seguimiento. Aunque no se pueden hacer inferencias causales dada la naturaleza observacional de este estudio, el potencial para las vías de “productos cruzados” donde la exposición a una publicidad de productos de tabaco no cigarrillos puede aumentar el riesgo de iniciación de cigarrillos combustibles plantea una preocupación sin precedentes para el control del tabaco adolescente. Aunque los efectos a la salud a largo plazo del uso del cigarrillo electrónico aún se desconocen, la evidencia preliminar hasta la fecha indica que la exposición al aerosol del cigarrillo electrónico es menos tóxica que el humo del tabaco quemado. 12 En base a este resultado, políticas reguladoras que desalientan el combustible el tabaquismo en la población, incluido alentar a los fumadores a cambiar por completo a cigarrillos electrónicos, puede ayudar a reducir la carga de morbilidad relacionada con el tabaco en fumadores adultos a largo plazo que de otro modo no estarían dispuestos a dejar el consumo habitual de nicotina. Tener una variedad de sabores de cigarrillos electrónicos puede ser importante para los exfumadores que pasaron al vapeo. Sin embargo, los resultados de Pierce et al1 y otros trabajos existentes5-8 plantean la preocupación de que la exposición al marketing de productos no cigarrillos (p. Ej., Cigarrillos electrónicos) en sabores y con temas de marketing que estén claramente dirigidos a jóvenes no solo aumente la aceptación de AYA de ese producto, sino también de cigarrillos bustibles, que conducen a una mayor carga poblacional de morbilidad y mortalidad por tabaco combustible. Este hallazgo, junto con la evidencia de que el uso del cigarrillo electrónico aumenta el riesgo de iniciación y progresión del uso de productos de tabaco combustible en AYAs, 13,14 refuerza una

fumar-pasivo-D.jpg

DESCARAGAR PUBLICACION

Deja un comentario