[NEO]Videolaringoscopia para entrenamiento de intubación

  • Brechas educativas
    1. La mejor forma de capacitar a residentes, becarios y operadores de laringoscopia sin experiencia queda por determinar. La videolaringoscopia proporciona un método eficaz para entrenar a operadores inexpertos y mejora la curva de aprendizaje para la intubación endotraqueal segura en pacientes neonatales y pediátricos. El uso más frecuente del videolaringoscopio en las primeras etapas del entrenamiento proporciona muchas ventajas para el dominio clínico a corto y largo plazo.
    2. Para una vía aérea difícil conocida o sospechada, se debe garantizar la preparación básica, como la identificación de estrategias de respaldo para la intubación, así como la preparación de todo el equipo potencialmente necesario para el manejo de la vía aérea difícil. Como mínimo, se recomienda enfáticamente que un videolaringoscopio esté disponible en estos escenarios.
  • Abstracto: La intubación en el recién nacido puede presentar desafíos únicos para un clínico inexperto. El videolaringoscopio proporciona una visualización más fácil de las vías respiratorias, así como un acceso más confiable a las vías respiratorias. Desde su inicio, el videolaringoscopio ha sido modificado de su diseño adulto original para su uso en la población de pacientes pediátricos. Después de su producción, uno de sus principales usos ha sido la capacitación de operadores inexpertos, que ha tenido un uso generalizado en hospitales de entrenamiento. Antes de su introducción, los instructores de estas instituciones dependían únicamente de los comentarios del aprendiz durante la intubación, en lugar de la confirmación visual. El uso del videolaringoscopio para instruir a los alumnos sobre la técnica de la intubación mejora la retroalimentación que se le da al alumno, así como las tasas de éxito de primer intento, al tiempo que reduce las tasas de intubación esofágica. La literatura disponible sugiere que el uso de la videolaringoscopia mejora la visualización de la glotis mientras se sacrifica el tiempo para pasar el tubo endotraqueal. Ambos métodos (directo y videolaringoscopia) demostraron tener tiempos similares para la intubación, así como las tasas de éxito de la intubación para los profesionales con experiencia. Específicamente en las poblaciones neonatales y pediátricas, otro uso crucial de la videolaringoscopia es su superioridad en el tratamiento de pacientes con una vía aérea difícil. Mejora la capacidad del operador de visualizar la glotis en casos sin línea de visión directa a la glotis.
  • Objetivos: Después de completar este artículo, los lectores deberían poder:
    1. Entender cómo la vía aérea infantil en forma de embudo presenta desafíos únicos para la intubación endotraqueal en comparación con su contraparte adulta. La dificultad para lograr una visión glotal adecuada usando cuchillas de laringoscopia directa tradicionales puede ser tan alta como 37%.
    2. Considere cómo el uso de un videolaringoscopio mejora la calidad de la retroalimentación brindada a los participantes, mejora las tasas de éxito de primer intento y reduce el riesgo de intubación esofágica.
    3. Describa cómo el ángulo de 60 grados de la hoja del videolaringoscopio proporciona una mejor visualización glotal sin requerir una línea de visión directa.
    4. Considere que incluso para el operador de laringoscopio experimentado, el videolaringoscopio siempre debe estar disponible para una vía aérea difícil.

ORL_146196938-1.jpg

DE¡SCARGAR PUBLICACION

Deja un comentario