Daño renal agudo grave en niños críticos: epidemiología y factores pronósticos.

AUTOR:  Angelica Maria Proo Morales


CITA: P. Touza Pol, Galánb CR, JAMV, PM-C, López-Herce yJ. Daño renal agudo grave en niños críticos: epidemiología y factores pronósticos. Anales de Pediatría doi:101016/janpedi201501009 2015;83(6):367


Recuerda registrarte en el diplomado de Cuidados Intensivos Neonatales haciendo click aquí: DIPLOMADO UCIN

O en el diplomado de Ventilación mecánica en: DIPLOMADO VENTILACIÓN MECÁNICA


RESUMEN

Introducción
El daño renal agudo (DRA) es una complicación grave en niños críticos. El objetivo de este estudio fue describir las características de esta patología en las Unidades de Cuidados Intensivos Pediátricos (UCIP) españolas e identificar factores de riesgo asociados con la mortalidad y la necesidad de depuración extrarrenal al alta.
Método.
Se realizó un estudio prospectivo observacional multicéntrico en 19 UCIP españolas durante un año (15 de octubre del 2002-15 de octubre del 2003), tomando como referencia un estudio piloto previo llevado a cabo en 4 unidades4. Se incluyó en el estudio a los niños con edades entre 7 días y 16 años que presentaban una alteración aguda de la función renal, excluyendo los recién nacidos prematuros. En niños con insuficiencia renal crónica y un empeoramiento agudo de su función renal, el DRA se definió como un incremento de la creatinina sérica de un 25% sobre el nivel previo en un período máximo de 72 h. Las readmisiones de pacientes con un nuevo episodio de DRA se consideraron como casos independientes. Se definió el DRA como una creatinina sérica superior a 2 desviaciones estándar (DE) sobre el valor normal para su edad. Posteriormente, los pacientes fueron clasificados de forma retrospectiva siguiendo los cambios en los valores de creatinina acorde con los criterios pRIFLE6. Un 23,3% estaba en el estadio «Injury» y un 73,5% en el estadio «Failure», con un 3,2% en el estadio «Risk». Al alta de la UCIP, un 10% quedó en situación «Loss» y un 6,7% en «End stage».
Resultados.
Se analizaron 139 casos de DRA. En el 60,1% de los casos fue necesaria la utilización de alguna técnica de depuración. La mortalidad durante el ingreso fue del 32,4% y el 15,1% de los supervivientes necesitaban diálisis al alta de la UCIP. En el estudio de regresión logística multivariante la trombocitopenia y los valores bajos de aclaramiento de creatinina fueron factores pronósticos que predijeron la necesidad de diálisis al alta.
Ajustando por peso, las cifras elevadas de plaquetas y creatinina se relacionaron con una
mayor supervivencia. En el período de estudio, hubo 7.119 ingresos, con 143 casos (2%) de DRA. Cuatro casos fueron excluidos del análisis por falta de datos. La edad media±DE fue de 51,8±57,4 meses. Un 49,6% de los casos eran menores de 2 años y el 34,8% de un año. El 66,7% de los episodios fueron de tipo oligoanúrico.La insuficiencia renal aguda es una de las complicaciones del recién nacido inmaduro mal desarrollado y en consecuencia también la sepsis en la estancia hospitalaria prolongada de la unidad de cuidados intensivos neonatales. El desarrollo de DRA en niños en estado crítico se asocia a un incremento en la morbimortalidad, que es directamente proporcional a la magnitud de la gravedad del daño renal.

Evidencia actual sobre el problema del estudio.
Hernán Trimarichi y colegas aclaran que La sepsis afecta al 40% de los pacientes críticos, siendo su mortalidad de aproximadamente un 30%. El foco primario más frecuente fue el respiratorio (26.4%). El desarrollo de daño renal es un alto predictor de mortalidad en la sepsis. La sepsis afecta principalmente a los pacientes internados en unidad de cuidados intensivos (UCI). La mortalidad global del paciente críticamente enfermo con injuria renal aguda (IRA) es de aproximadamente 60-75%, comparada con 27-32% de los
pacientes sépticos graves sin shock y sin IRA y de un 31.5% de los que presentan IRA fuera de la UCI. Por otro lado, se calcula que si bien entre 20 y 51% de los pacientes críticos padecen de alguna forma de IRA, cerca del 5% de ellos requiere de algún tratamiento de reemplazo renal, sea éste hemodiálisis, hemofiltración o hemodiafiltración Ultimamente se ha señalado que es aparentemente la afectación renal la que determinaría en gran parte la evolución y el mal pronóstico de los pacientes séptico. Las principales causas fueron el postoperatorio de cardiopatías congénitas (33 episodios), el trasplante pulmonar (2 episodios) y el trasplante hepático (un episodio) con un 25,2%, los procesos infecciosos (24,5%), siendo la sepsis el 97% de ellos y la patología nefrológica el 20,3%, ocupando el síndrome hemolítico-urémico el primer lugar (7,7% del total). Otras patologías causantes fueron los problemas cardiológicos (9,1%), digestivos (4,9%), respiratorios (2,8%) y hematológicos (1,4%). En todos los episodios hubo alguna complicación médica, apareciendo trombocitopenia en el 84,5%. El 86% presentó durante la evolución algún fracaso de órganos además del renal (media±DE de número de fracaso de órganos: 2,8±1,8).
Análisis final y conclusiones.
los resultados demuestran que la trombocitopenia fue un buen predictor de mala evolución del DRA, mientras que un descenso importante en el aclaramiento de creatinina no tuvo valor de forma independiente pero sí como parte de una ecuación en la que participaron ambas variables.
La incidencia de IRA en los niños críticamente enfermos es baja, pero con elevada mortalidad y larga estancia en la UCIP, la elección de la técnica de depuración extra renal dependerá de cada paciente, de la patología responsable de la insuficiencia renal aguda, de la afectación hemodinámica y respiratoria, de las posibilidades y medios técnicos, y de la experiencia del equipo médico con cada una de las técnicas.

Puede descargar el artículo original completo en: Touzapol2015 T.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.