MANEJO DE LA BRONCODISPLASIA PULMONAR, REVISION ACTUALIZADA EN NEONATOS.

AUTORA: Dra. Duneska Gonzalez.


Recuerda registrarte en el diplomado de Cuidados Intensivos Neonatales haciendo click aquí: DIPLOMADO UCIN

En el diplomado de Ventilación mecánica en: DIPLOMADO VENTILACIÓN MECÁNICA

Y en el diplomado de Infectología Pediátrica en: DIPLOMADO EN INFECTOLOGÍA PEDIÁTRICA-JULIO 2019


RESUMEN

-Introducción: La displasia broncopulmonar (DBP) es una enfermedad pulmonar crónica que se observa con más frecuencia en los bebes prematuros que requirieron ventilación mecánica y oxigenoterapia para la dificultad respiratoria aguda.
-Métodos: el tipo de investigación corresponde al tipo documental. La orientación metodológica permitió cumplir la revisión y lectura de diversos documentos, con ideas explicitas relacionadas con los tópicos encargados de identificar a cada característica insertada en el estudio, incluyendo diferentes fuentes documentales para darle el respectivo apoyo. Tras cumplir con la revisión bibliográfica, se emplearon las técnicas de análisis de información para la realización de la misma y llevar a cabo el procesamiento de los datos obtenidos.
Resultados: El fenotipo visto con BPD es el resultado final de un complejo proceso multifactorial en el que diversos factores pre y postnatales comprometen el desarrollo normal en el pulmón inmaduro. El momento y la duración específicos de las exposiciones influyen en el patrón de daño pulmonar que puede ocurrir. En particular, la prevalencia de DBP en lactantes con ventilación mecánica está inversamente relacionada hasta la edad gestacional y el peso al nacer y varios otros factores pueden contribuir a la interrupción del crecimiento alveolar y el desarrollo vascular de la enfermedad pulmonar que incluye, entre otros, ventilación mecánica, toxicidad por oxígeno, infección pre y postnatal, inflamación y restricción del crecimiento o déficits nutricionales. Los corticosteroides inhalados se utilizan en algunas unidades, ya que se cree que son más seguras que los esteroides sistémicos; Sin embargo, las revisiones sistemáticas de los corticosteroides inhalados han encontrado datos inadecuados para respaldar estas prácticas. Los beneficios de la cafeína se validaron y se encontró que su inicio daba como resultado una menor incidencia de DBP, así como un curso más corto de soporte respiratorio en comparación con los controles. El mecanismo específico por el que protege la cafeína la lesión pulmonar sigue sin estar clara y los resultados mejorados pueden deberse a una menor duración de ventilación. La Vitamina A, el metanálisis sugiere la suplementación de bebés prematuros con Vitamina A, como de la reducción del resultado combinado de muerte y DBP, el uso de esta terapia es altamente variable ya que los beneficios solo se observaron en niños menores de 1000 gramos y los resultados fueron marginales. En el uso del Óxido nítrico, los autores concluyeron que el uso temprano de iNO en recién nacidos prematuros no afectó el riesgo de lesión de cerebro o mejorar la supervivencia sin BPD y que su uso posterior para prevenir la BPD podría ser eficaz, pero requiere más estudio. El metanálisis posterior de los datos de pacientes individuales sugirió que no hay un beneficio específico con prematuridad y uso rutinario declarado no se pudo recomendar. En cuanto a la Hipertensión arterial pulmonar, Si bien la gravedad de la DBP no predice la probabilidad de hipertensión pulmonar asociada, los bebés más enfermos con ventilación prolongada y requerimientos de oxígeno corren mayor riesgo.

Conclusiones
La definición, fisiopatología y manejo de la displasia broncopulmonar (DBP) ha ido evolucionando significativamente desde que fue descrito por primera vez por Northway hace casi 50 años.
Los avances en neonatal han dado lugar a un aumento de las tasas de supervivencia de los bebés extremadamente prematuros, así como una población emergente de sobrevivientes a largo plazo de BPD.
Se requiere de atención interdisciplinaria para atender las complejas necesidades pulmonares, nutricionales y de desarrollo de estos pacientes, ya que poco se sabe sobre los resultados pulmonares de la DBP más allá de la segunda década de la vida.
De preocupación son los datos que destacan el potencial de un mayor riesgo de disfunción ventricular derecha subclínica, enfermedad pulmonar obstructiva, intolerancia al ejercicio y síntomas parecidos al asma en los sobrevivientes. La respuesta anormal a la hipoxia y la enfermedad de las vías respiratorias centrales puede exacerbar aún más la enfermedad con riesgos de sueño y respiración desordenada. A medida que las tendencias demuestran una mayor supervivencia de los bebés extremadamente prematuros, casi la mitad de ellos se diagnosticará con BPD, es imperativo que los estudios futuros investiguen mecanismos y factores de riesgo que influyan en la morbilidad a largo plazo con el objetivo general de reducir la carga de la enfermedad.
Comentario
Los autores, tras realizar la revisión de varias líneas de acción, aun no especifican una guía actualizada, precisa y específica, de las directrices para el manejo de la BDP, ya que
muchos de los tópicos son de tipo experimental y no hay suficientes estudios que ratifiquen una repuesta significativa de cada uno, como por ejemplo el uso de la vitamina A, y los cortico esteroides, entre otros. Mientras que la DBP tiende a mejorar con la continua desarrollo pulmonar, los datos disponibles a partir de estudios de seguimiento identifican inquietudes sobre la enfermedad pulmonar persistente y secuelas de la enfermedad. Es importante continuar con la línea de investigación, así como reconocer los tremendos esfuerzos emocionales, médicos y financieros invertidos en el cuidado de los bebés extremadamente prematuros.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.