EL IMPACTO DE LA EVALUACIÓN DE RUTINA DE LOS VOLÚMENES RESIDUALES GÁSTRICOS, EN EL MOMENTO DE ALCANZAR LA ALIMENTACIÓN ENTERAL COMPLETA EN PREMATUROS

AUTOR: ABRAHAM SALOMON BADNER


CITA: Arieh Riskin, M., MHA, , et al. (2017). The Impact of Routine Evaluation of Gastric Residual Volumes on the Time to Achieve Full Enteral Feeding in Preterm Infants.The Journal of Pediatrics. doi:10.1016/j.jpeds.2017.05.054 189(1): 128.


Recuerda registrarte en el diplomado de Cuidados Intensivos Neonatales haciendo click aquí: DIPLOMADO UCIN

En el diplomado de Ventilación mecánica en: DIPLOMADO VENTILACIÓN MECÁNICA

Y en el diplomado de Infectología Pediátrica en: DIPLOMADO EN INFECTOLOGÍA PEDIÁTRICA-JULIO 2019


RESUMEN

OBJETIVO: Evaluar el tiempo hasta llegar a la alimentación enteral completa en prematuros después del cambio de práctica de la evaluación rutinaria del volumen gástrico residual antes de cada alimentación, a la evaluación selectiva del volumen residual gástrico, y evaluar el impacto de este cambio en la incidencia de enterocolitis necrotizante (ECN).

METODOS:Se recopilaron los datos de todos los neonatos alimentados por sonda nasogástrica nacidos con ≤34 semanas de edad gestacional (EG), desde 2 años antes (n = 239) a 2 años después (n = 233), del cambio de practica.

 RESULTADOS: La mediana de EG fue de 32.0 (RIC: 29.7-33.0) semanas antes y 32.4 (30.4-33.4) semanas después del cambio (P =.02). En comparación con los controles históricos, los lactantes con evaluaciones selectivas de los volúmenes residuales gástricos se retiraron de la nutrición parenteral 1 día antes (P <.001) y lograron alimentación enteral completa (150 cc/kg/día) 1 día antes (P =.002). El tiempo hasta la alimentación oral completa y la duración de la hospitalización fueron similares. La tasa de NEC (etapa ≥ 2) fue de 1.7% en el grupo de evaluación de volumen residual gástrico selectivo comparado con 3.3% en el grupo de control histórico (P =.4). Los análisis de regresión múltiple mostraron que el predictor más fuerte del tiempo hasta la alimentación enteral completa fue la EG. La evaluación rutinaria del volumen residual gástrico y el aumento del tiempo en ventilación no invasiva prolongaron el lograr alimentaciones enterales completas. Los hallazgos fueron consistentes en el subgrupo con pesos al nacer de <1500 g. Mayor peso al momento del alta hospitalaria se asociaba más fuertemente con mayor edad postmenstrual, pero el evitar las evaluaciones de rutina del volumen residual gástrico también fue un factor significativo.

 CONCLUSIONES: Evitar la evaluación rutinaria del volumen residual gástrico antes de cada alimentación se asoció con el logro de una alimentación enteral completa más temprana, sin aumentar el riesgo de ECN.

Comentarios

Evidencia actual sobre el problema del estudio

  • Torrazza (2014) publica un estudio comparando la cantidad de alimentaciones a las 2 y 3 semanas de edad, el número de días para llegar a alimentaciones completas, el crecimiento e incidencia de complicaciones entre prematuros sometidos a evaluación rutinaria de residuo gástrico (RG) versus prematuros a los que no se realizo dicha rutina. Encontraron que no hubo diferencia en la cantidad de alimentación a las 2 o 3 semanas de edad, crecimiento, días con nutrición parenteral o complicaciones. Concluye que la evaluación rutinaria de RG puede no mejorar los resultados nutricionales en bebés prematuros.
  • Yue-Feng Li (2014) preguntándose si la evaluación del residuo gástrico en prematuros es una técnica útil o un obstáculo, realiza una revisión de lo publicado sobre evaluación rutinaria del RG, práctica habitual en la mayoría de las unidades de cuidados intensivos neonatales, donde se mide el volumen y el color del RG antes de la alimentación con bolo enteral en prematuros de muy bajo peso al nacer. Concluye que aunque algunas unidades de cuidados intensivos neonatales han abandonando la práctica de la evaluación rutinaria del GR, existe poca evidencia para apoyar la interrupción o continuación de esta práctica.
  • Bozzetti V (2017) buscando una estrategia para la optimización del manejo nutricional de los prematuros ante la evidencia que la nutrición enteral es preferible a la nutrición parenteral total (TPN) para evitar complicaciones relacionadas al cateterismo vascular, sepsis o los efectos adversos de la TPN y del ayuno, considerando la falta de capacidad de los prematuros para coordinar succión, deglución y respiración, y siendo que la alimentación por sonda es necesaria para los menores de 1500 g.
  • Principales problemas relacionados al estudio
    • La generalizada practica de realizar la evaluación del residuo gástrico previo a la alimentación en prematuros, no se acompaña de una solida evidencia para mantener su uso. Se han realizado diversas publicaciones sobre los efectos que este procedimiento origina en dichos pacientes, estando reportados tiempos más prolongados para conseguir una alimentación completa, un mayor tiempo de hospitalización, y un mayor riesgo de compromiso neurológico en los pacientes en quienes se realiza este procedimiento.
  • Análisis final y conclusiones
    • La evaluación del contenido gástrico previo a la alimentación del prematuro es un procedimiento rutinario que no cuenta con una solida evidencia para mantener su uso.
    • No existen parámetros que permitan definir claramente cuales las características normales y anormales en cuanto a volumen, color y frecuencia para realizar este procedimiento.
    • Se han realizado diversas publicaciones en las que se encontró que esta práctica demora el tiempo necesario para alcanzar una alimentación oral completa, genera mayor necesidad de nutrición parenteral y mayor tiempo de hospitalización en comparación con aquellos bebes en los que no se realiza este procedimiento.

Puede descargar el artículo  original completo en: riskin2017

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.