Experiencia de la fístula traqueoesofágica en neonatos en un centro de atención terciaria – Serie de casos

CITA: Siddu Charki, et al. (2019). «Experience of Tracheo‐Esophageal Fistula in Neonates in a Tertiary Care Center ‐ Case Series.» Journal of Clinical Neonatology DOI: 10.4103/jcn.JCN_69_18 8(2): 1.


Recuerda registrarte en el diplomado de Cuidados Intensivos Neonatales haciendo click aquí: DIPLOMADO UCIN

En el diplomado de Ventilación mecánica en: DIPLOMADO VENTILACIÓN MECÁNICA

Y en el diplomado de Infectología Pediátrica en: DIPLOMADO EN INFECTOLOGÍA PEDIÁTRICA-JULIO 2019


RESUMEN

Introducción: La fístula traqueoesofágica (FET) es una de las emergencias neonatales más comunes. La presentación más común es el polihidramnios detectado antenatalmente, salivación y vómitos excesivos, dificultad respiratoria después del nacimiento, neumonía recurrente más tarde en la vida. La incidencia es de 1 en 3000 a 1 en 4500 nacidos vivos.

Perfil Clínico: De 1206 ingresos en 2017 a la unidad de cuidados intensivos neonatales (UCIN), 51 requirieron cirugía. De los cuales 11 bebés fueron diagnosticados con TEF y fueron sometidos a cirugía. Las exploraciones prenatales revelaron polihidramnios en cuatro bebés. Nueve bebés nacieron a término con un peso promedio de 2-2,5 kg y dos bebés nacieron prematuramente a las 30 semanas (1,3 kg) y 32 semanas (1,8 kg). Ocho bebés presentados en el día 1-2 de la vida y tres bebés en el día 2-3. La presentación clínica más común fue la formación excesiva de espuma por la boca que se notó desde el nacimiento y la dificultad respiratoria. Nueve bebés (82%) presentaron infección torácica de diversa gravedad. Sólo dos bebés (18%) tenían el pecho despejado. Los bebés fueron estabilizados en la NICU y conectados a un tubo Replogle con succión negativa continua. Todos los bebés fueron sometidos a cirugía dentro de las 24 horas de su ingreso. El tipo C fue el más común. Los bebés fueron sometidos a un estudio de contraste para descartar una fuga anastomótica. La alimentación se inició después de 72 horas de vida y se inició gradualmente con alimentos tróficos y alcanzó su máximo rendimiento.

Resultado: De 11 bebés, 9 se recuperaron y fueron dados de alta. Un bebé fue dado de alta en contra de las recomendaciones médicas y otro murió debido a la sepsis. El crecimiento es satisfactorio y el desarrollo ha sido normal a 1 año de edad en todos los bebés dados de alta durante el seguimiento.

Discusión: El éxito en la supervivencia de los recién nacidos con FET se atribuye a la mejora de los cuidados intensivos neonatales con avances quirúrgicos y cuidados postoperatorios. El reconocimiento temprano, el manejo rápido y eficiente de los casos fue posible gracias al enfoque multidisciplinario del neonatólogo, el intensivista y el cirujano. Una técnica quirúrgica precisa con una movilización adecuada de la bolsa superior y una buena anastomosis son eventos clave.

Puede descargar el artículo  original completo en: JClinNeonatol8271-5063356_140353

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.