CARDIOPATÍAS CONGÉNITAS MÁS FRECUENTES EN NIÑOS CON SÍNDROME DE DOWN

AUTORA: DIANA MIREYA IZQUIERDO LOZANO.


CITA: A.Ruz-Montes, M., et al. (2019). CARDIOPATÍAS CONGÉNITAS MÁS FRECUENTES EN NIÑOS CON SÍNDROME DE DOWN. Revista Colombiana de Cardiología https://doi.org/10.1016/j.rccar.2016.06.014 24(1): 66.


RESUMEN

Introducción: El síndrome de Down es la alteración cromosómica más común entre los seres humanos, y está asociado, en su mayoría, a cardiopatías congénitas, principales causantes de mortalidad en los dos primeros años de vida.

Métodos: Estudio observacional, descriptivo, de corte transversal, llevado a cabo en la Clínica Cardio VID, en pacientes con diagnóstico de síndrome de Down y cardiopatías congénitas desde el 1° de enero de 2010 hasta el 31 de diciembre de 2013.

Resultados: Se seleccionaron 99 pacientes que cumplían con los criterios de inclusión, con edad promedio de 8,1 meses, 52 (52,5%) mujeres. Según las historias clínicas, las cardiopatías congénitas más comunes en los niños con síndrome de Down fueron: comunicación interventricular perimembranosa en 61 casos (61,6%), comunicación interauricular en 46 (46,5%) y ductus arterioso en 38 (38,4%).

Discusión-Conclusión: Por lo que se sabe, es el primer estudio epidemiológico en relación con la frecuencia y el tipo de cardiopatía congénita que se encuentra en los niños colombianos con síndrome de Down en un centro cardiovascular. La alta frecuencia de comunicación interventricular y la distribución diferencial de las malformaciones cardiacas asociadas con el síndrome de Down en la población, difieren de lo que se ha reportado en otros estudios.

Comentarios

 Evidencia actual sobre el problema del estudio

 Espinoza N., et al (2015) concluyen que el síndrome de Down tiene una alta prevalencia de cardiopatías congénitas con un valor del 40% siendo la persistencia del ductus arterioso la cardiopatía con cortocircuito más frecuente y la hendidura de válvula mitral la cardiopatía sin cortocircuito más frecuente e hipertensión pulmonar. La ecografía es una herramienta indispensable para la evaluación de los pacientes con síndrome de Down.

Valentín A., et al (2018) encontraron que la comunicación interventricular resulto ser la más frecuente. Hubo predominio de cardiopatías en pacientes masculinos y procedencia urbana; siendo diagnosticadas la mayoría en la etapa neonatal. La tasa de prevalencia por año presenta una tendencia creciente, mientras que la de mortalidad resultó decreciente. El Síndrome de Down fue la entidad genética más frecuente asociada con las cardiopatías congénitas al igual que las malformaciones craneofaciales.

Análisis final y conclusiones 

El síndrome de Down es una alteración genética del cromosoma 21 que lo sitúa como la causa más frecuente de discapacidad mental, funcional y sistémica; ya que normalmente suelen ser portadores de otras anomalías como lo son las cardiopatías congénitas que llevan a modificar el panorama del tratamiento de la enfermedad, lo que refuerza a la valoración individual para conocer la repercusión, complicación y el grado de daño.

Es por esto, que crece la importancia de una valoración oportuna, ya que uno de los aspectos a descartar es la mayor predisposición a padecer cardiopatías en el paciente Down, que se puede ver complicado con el desarrollo de hipertensión pulmonar debido a la acumulación de sangre en la circulación pulmonar como consecuencia del fracaso o inexistencia de las válvulas cardíacas dejando que una parte de la sangre regrese al ventrículo derecho y éste lo envié a la circulación pulmonar.

Por lo que, se debe de realizar un ecocardiograma en pacientes con este tipo de mal congénito o sospecha del mismo antes de brindar un alta o alojamiento conjunto, que ayude a disminuir las complicaciones tardías o el conocimiento de las lesiones cardíaca; otro de los signos que debe ser ampliamente conocido para evaluarse precozmente es la dificultad respiratoria, llanto débil, cansancio durante la toma y cianosis para valorar la intervención del especialista que le permita un tratamiento integral, ya sea medicamentoso o quirúrgico.

Puede descargar el artículo  original completo en: RUZ 2019

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.