PRECISIÓN DE LA AUSCULTACIÓN CARDÍACA EN LA DETECCIÓN DE CARDIOPATÍA CONGÉNITA NEONATAL POR PARTE DE PEDIATRAS GENERALES

AUTOR: MANUEL NICANOR GARCÍA VELA


CITA: QU-MING Z., et al. Precisión de la auscultación cardíaca en la detección de cardiopatía congénita neonatal por parte de pediatras generales. Cambridge University press.2019; 29 (5):679-683.doi.org/10.1017/S1047951119000799


Recuerda registrarte en el diplomado de Cuidados Intensivos Neonatales haciendo click aquí: DIPLOMADO UCIN

En el diplomado de Ventilación mecánica en: DIPLOMADO VENTILACIÓN MECÁNICA

Y en el diplomado de Infectología Pediátrica en: DIPLOMADO EN INFECTOLOGÍA PEDIÁTRICA-2019


RESUMEN

  • Introducción:Sigue habiendo desafíos en el juicio de los soplos patológicos en los recién nacidos en los hospitales de maternidad, y todavía hay muchos pacientes con CHD importantes en países en desarrollo que no son diagnosticados de manera oportuna. Este estudio tuvo como objetivo evaluar la precisión de la auscultación cardíaca en CHD neonatal por pediatras generales.
  • Métodos:Realizamos un estudio prospectivo en tres hospitales. Todos los recién nacidos asintomáticos fueron sometidos a auscultación, monitoreo de oximetría de pulso y ecocardiografía. La CHD mayor se clasificó y confirmó mediante seguimiento. Evaluamos la precisión de varios grados de soplos para detectar CHD mayor para determinar los estándares y el tiempo de auscultación más apropiados.
  • Resultados:Se incluyeron un total de 6750 recién nacidos. La edad media de auscultación fue de 43 horas. Se identificaron soplos cardíacos en el 6.6% de los recién nacidos. Para todas las enfermedades coronarias, el 44.4% tenía diversos grados de soplos. Un soplo de grado ≥ 2 utilizado como estándar de referencia para CHD mayor tenía una sensibilidad del 89,58%. La tasa de falsos positivos de soplos de grado ≥2 para detectar CHD mayor se relacionó significativamente negativamente con el tiempo de auscultación, con 84.4% de falsos positivos que requieren seguimiento para problemas cardíacos de CHD no mayores. La auscultación después de 27 horas de vida podría reducir la tasa de falsos positivos de CHD mayor de 2.7 a 0.9%.
  • Conclusiones:Con la capacitación adecuada, los pediatras de los hospitales de maternidad pueden detectar enfermedades congénitas del corazón (CHD) con altas tasas de detección con una tasa de falsos positivos aceptable.
  1. Evidencia actual sobre el problema del estudio:
  • Franco Gálvez-Cancino (2017) en un estudio sobre sensibilidad y especificidad del soplo y la cianosis para la detección de cardiopatía congénita en la etapa neonatal, que realizo en el Servicio de Neonatología del Hospital Materno infantil Dr. Rafael Pascasio Gamboa Tuxtla Gutiérrez, México desde de enero a diciembre de 2014 y que incluyo a 9,134 neonatos; concluyeron que el soplo de forma aislada es el signo cardinal para la detección de cardiopatía no crítica: tiene una sensibilidadde 88%, especificidad de 91%, VPP de 72%, VPN de 97%. La cianosis fue el signo más importante para detección de cardiopatía compleja: tiene una sensibilidad de 95%, especificidad de 72%, VPP de 45%, VPN de 99.2%. La cianosis aunada al soplo para detección de cardiopatía compleja tiene una sensibilidad de 63%, especificidad de 95%, VPP de 92%, VPN de 75%.
  • Moisés Rodríguez-González et al (2018) en su estudio sobre soplo cardíaco en menores de 2 años: buscando una estrategia de derivación eficiente y segura estudio de casos y controles, realizado en la unidad de cardiología pediátrica del Hospital Universitario de III nivel Puerta del Mar, España, desde enero de 2013 a enero de 2017, queincluyo a 688 niños; concluyeron que el uso conjunto de los CUA – criterios propuestos en 2014 por la Academia Americana de Pediatría (soplo orgánico a la auscultación o presumiblemente inocente a la auscultación, pero asociado a signos clínicos de alarma o factores de riesgo personal o familiar para cardiopatía congénita) y los otros factores propuestos en su estudio (edad, infección concurrente, screening neonatal y los criterios CUA) parece una estrategia eficiente, segura y que reduce el número de ecografías transtorácicas para el manejo de soplo en menores de 2 años.
  1. Principales problemas relacionados al estudio: El primer trabajo es un estudio bien realizado, tipo prueba diagnóstica; tiene valores se sensibilidad, especificidad, VPP, VPN aceptables para el soplo cardiaco, la cianosis y el soplo cardiaco aunado a la cianosis. El segundo trabajo es de tipo retrospectivo que no tendría limitaciones serias porque el objetivo del estudio no era comparar la calidad diagnostica de la pediatría de atención primaria con la calidad diagnóstica de cardiología pediátrica, sino por el contrario, valorar en forma conjunta los resultados en relación a los (CUA) criterios de derivación de la Academia Americana de Pediatría.
  1. Análisis final y conclusiones: La auscultación de los soplos cardiacos por pediatras generales para valorar la presencia de cardiopatías congénitas tiene limitaciones a pesar de los valores de sensibilidad, especificidad, valor predictivo positivo y valor predictivo negativo. Su utilidad es mucho mayor cuando a la valoración clínica del soplo cardiaco se asocian parámetros clínicos establecidos. Sin embargo, la ecocardiografía es el instrumento más importante para el diagnóstico de las cardiopatías congénitas. Es deseable que los pediatras valoren la calidad del soplo cardiaco y que asimismo conozcan y apliquen los criterios de derivación de la Academia Americana de Pediatría para el manejo inicial de los niños con soplo cardiaco.

       Puede descargar el artículo  original completo en: ZHAO

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.