VITAMINA D: FISIOPATOLOGÍA Y APLICABILIDAD CLÍNICA EN PEDIATRÍA.

AUTOR: Isi sandoval rodriguez 


CITA:  Masvidal A., et al. Vitamina d: fisiopatología y aplicabilidad clínica en pediatría. Anales de pediatría. 2012 ,Vol. 77. Núm. 4. páginas 279.e1-279.e10  DOI: 10.1016/j.anpedi.2012.05.019.


Recuerda registrarte en el diplomado de Cuidados Intensivos Neonatales haciendo click aquí: DIPLOMADO UCIN

En el diplomado de Ventilación mecánica en: DIPLOMADO VENTILACIÓN MECÁNICA

Y en el diplomado de Infectología Pediátrica en: DIPLOMADO EN INFECTOLOGÍA PEDIÁTRICA-2019


RESUMEN

INTRODUCCIÓN:

La vitamina D, o mejor, las vitaminas D (ergocalciferol o vitamina D2 y colecalciferol o vitamina D3) son vitaminas liposolubles precursoras de sus formas activas, las cuales precisan para su formación de procesos interorgánicos.La historia de la vitamina D se puede ligar a la del raquitismo1. La enfermedad, producida por deficiencia de vitamina D, fue descrita clínicamente en el siglo xvii.

  MÉTODOS:

Las unidades utilizadas en la determinación del 25(OH)D en sangre son ng/ml y nmol/l, 1 ng/ml de 25(OH)D corresponde a 2,496 nmol/l. La cantidad que se aporta de vitamina D (colecalciferol o ergocalciferol) por parte de alimentos o medicamentos se suele expresar en «unidades internacionales» (UI); 40 UI equivalen a 1μg de vitamina D2 o D3. Los resultados de los valores de 25(OH)D en sangre varían según el método utilizado para su obtención e incluso puede haber diferencias intermétodo dependientes del calibrado16,17, lo que puede dar lugar, para una misma muestra, a resultados superiores o inferiores según el laboratorio. El valor de 25(OH)D puede ser determinado mediante técnicas de inmunoensayo competitivo, quimioluminiscencia o por cromatografía no inmunológica de detección directa (HPLC-UV y LC-MS/MS).

RESULTADOS:

  • Los lactantes menores de un año lactados al pecho deben recibir un suplemento de 400 UI/día de vitamina D, iniciando su administración en los primeros días de vida (recomendación grado B).
  • Los niños o adolescentes que tienen factores de riesgo de déficit de vitamina D y que no obtienen 400 UI/día con la ingesta de un litro de leche enriquecida o alimentos enriquecidos o una adecuada exposición solar, deben recibir un suplemento de vitamina D de 400 UI/día (recomendación grado B).
  • En los niños mayores de un año o adolescentes, de forma general, se recomienda para la adecuada producción de vitamina D la exposición al sol de mediodía sin protección durante 10-15 min al día durante la primavera, el verano y el otoño teniendo el rostro y parte de los brazos al descubierto. En invierno, por encima de 42° de latitud norte, no se producirá vitamina D (recomendación grado I).
  • Los niños prematuros menores de un año de edad corregida precisan una ingesta de vitamina D de 200 UI/kg/día hasta un máximo de 400 UI/día (recomendación grado A).
  • DISCUSIÓN-CONCLUSIÓN:

La multitud de factores que influyen en el estatus de la vitamina D condiciona la extrapolación de datos de otros países, por lo que sería recomendable realizar estudios sobre la situación de los niños y adolescentes con respecto la vitamina D, en nuestro medio. Son necesarios más estudios prospectivos sobre la suplementación con vitamina D focalizados en las consecuencias para el paciente, más que en biomarcadores. A la luz de los conocimientos actuales, se recomienda el cribado de la deficiencia de vitamina D sólo en población de riesgo. Se han de estandarizar los métodos de determinación del 25(OH)D en todos los estudios de investigación sobre la vitamina D. Teniendo en cuenta las recomendaciones actuales con respecto a la vitamina D, el pediatra ha de tener presente la necesidad de atender individualmente cada caso, elegir el preparado adecuado y supervisar los tratamientos pautados.

COMENTARIOS:

  • EVIDENCIA ACTUAL SOBRE EL PROBLEMA DEL ESTUDIO:

Gilaberte Y., et al (2011) Las últimas recomendaciones del Instituto de Medicina Americano (IOM) consideran que niveles séricos de 20 ng/ml (50 nmol/l) parecen suficientes y alcanzables para la población general, incluso en condiciones de mínima exposición solar. Si atendemos a estas cifras, quizás la prevalencia de esa hipovitaminosis casi pandémica comunicada en los últimos años esté sobreestimada.

  • PRINCIPALES PROBLEMAS RELACIONADOS AL ESTUDIO:

Existen evidencias de que la vitamina D influye en el desarrollo del cáncer, la enfermedad cardiovascular, los procesos autoinmunes y las infecciones. Por otro lado, distintos estudios epidemiológicos avalan un estado de deficiencia o insuficiencia de vitamina D en la población de casi todo el mundo. Ante todas estas evidencias surgen diferentes controversias, en parte relacionadas con las medidas de fotoprotección impulsadas para prevenir el cáncer cutáneo.

  • ANÁLISIS FINAL Y CONCLUSIONES:

Es que no se debe tomar el sol como fuente primordial de vitamina D, puesto que se tiene certeza de que la radiación ultravioleta es un carcinógeno cutáneo. Lo saludable es combinar una exposición solar limitada junto a una adecuada alimentación y la administración de suplementos cuando sean necesarios.

Puede descargar el artículo  original completo en: masvidalaliberch2012

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.