RIESGO DE HOSPITALIZACIONES DESPUÉS DE UNA GASTROTOMÍA EN NIÑOS CON DISCAPACIDAD INTELECTUAL.

AUTOR: Peter Jacoby


CITA: Jacoby, P., et al. RIESGO DE HOSPITALIZACIONES DESPUÉS DE UNA GASTROTOMÍA EN NIÑOS CON DISCAPACIDAD INTELECTUAL. The Journal of Pediatrics. Volume 217, Pages 131–138.e10. (2019).


RESUMEN:

OBJETIVO: Examinar la frecuencia de los ingresos hospitalarios antes y después de la inserción de la gastrostomía en niños con discapacidad intelectual grave.

DISEÑO: Realizamos un estudio de cohorte retrospectivo utilizando datos administrativos de salud y de discapacidad vinculados de Australia Occidental (WA) y Nueva Gales del Sur (NSW). Se incluyeron niños nacidos entre 1983 y 2009 en Australia Occidental y 2002 y 2010 en Nueva Gales del Sur a los que se les realizó una inserción por gastrostomía (n = 673 [WA, n = 325; NSW, n = 348]) a finales de 2014 (WA) y 2015 (NSW). Se utilizaron modelos de regresión de Poisson condicional para evaluar el efecto ajustado a la edad de la inserción por gastrostomía en las hospitalizaciones agudas por todas las causas, las infecciones agudas del tracto respiratorio inferior (ITRI) y los ingresos por epilepsia.

RESULTADOS: La incidencia de las hospitalizaciones por todas las causas disminuyó a los cinco años del procedimiento (cohorte de Australia Occidental 1983-2009: tasa de incidencia, 0,70 [IC del 95%: 0,60-0,80]; cohorte de Australia Occidental y Nueva Gales del Sur 2002-2010: tasa de incidencia, 0,63 [IC del 95%: 0,45-0,86]). Los ingresos por IVR aguda aumentaron en la cohorte de Australia Occidental y se mantuvieron similares en la cohorte combinada. Los ingresos por epilepsia disminuyeron cuatro años después de la gastrostomía en la cohorte de Australia Occidental y, en general, fueron menores en la cohorte combinada. La funduplicatura pareció disminuir la incidencia relativa de ingresos por IVRI agudos en el cohorte combinado.

CONCLUSIONES: La gastrostomía se asoció con beneficios para la salud, incluida la reducción de las hospitalizaciones por todas las causas y por epilepsia, pero no protegió contra las IVR agudas. Estas disminuciones en las hospitalizaciones pueden reflejar una mejora en la entrega de nutrición y medicamentos. (J Pediatr 2019;-:1-8).

PUEDE DESCARGAR EL ARTICULO AQUÍ: PIIS0022347619313447-2

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.