La mayoría de los bebés muy prematuros tienen dificultad para airear sus pulmones y requieren asistencia respiratoria al nacer. Actualmente en la práctica clínica, la ventilación no invasiva en forma de presión positiva continua en las vías respiratorias (CPAP) y ventilación con presión positiva (PPV) se aplica a través de la máscara facial. Como la mayoría de los bebés muy prematuros respiran débilmente e inadvertidos al nacer, a menudo se administra PPV. PPV es, sin embargo, con frecuencia ineficaz debido a la configuración de la presión, la fuga de la máscara y la obstrucción de la vía aérea. Mientras tanto, las altas presiones inspiratorias positivas y la respiración espontánea que coinciden con las inflaciones pueden generar altos volúmenes tidales. La evidencia de los estudios preclínicos demuestra que los altos volúmenes tidales pueden ser nocivos para los pulmones y el cerebro de los recién nacidos prematuros. Para reducir la necesidad de PPV en la sala de partos, se debe considerar optimizar la respiración espontánea con CPAP. El CPAP se recomienda en las guías y se usa comúnmente en la sala de partos después de un período de PPV, pero se dispone de pocos datos sobre la estrategia de CPAP ideal y los dispositivos e interfaces de CPAP que se utilizan en la sala de partos. Esta revisión narrativa resume la evidencia actualmente disponible de por qué el PPV puede ser inadecuado en el momento del nacimiento y lo que se sabe sobre las diferentes estrategias, dispositivos e interfaces del CPAP utilizados en la sala de partos.

Descargar articulo original: martherus2018_Supporting breathing of preterm infants at birth_A narrative review