La prescripción habitual de fármacos para prevenir convulsiones febriles tiene más riesgos que beneficios.

Resultado de imagen para convulsiones febriles niñosLos beneficios de administrar fármacos antiepilépticos a niños de entre 6 meses y 7 años que han tenido convulsiones febriles no superan los daños. Mientras que el diazepam administrado a un niño febril reduce la probabilidad de una convulsión después de un año del 25 al 18%, uno de cada tres niños experimentó efectos adversos. Por lo tanto, los autores sugieren que los beneficios no parecen superar los daños.

En el Reino Unido, del 2 al 5% de los niños menores de 6 años tendrá una convulsión febril, y alrededor de un tercio experimentará otra cuando tenga fiebre. Las convulsiones febriles suelen ser breves e inofensivas, aunque presenciarlas resulte perturbador y preocupante para los padres y cuidadores. Los esfuerzos para bajar la temperatura del niño, si están preocupados por la fiebre, aumentan la angustia.

El NICE actualmente no recomienda fármacos preventivos para las convulsiones febriles en función de la relación entre daños y beneficios. Estos hallazgos de revisiones sistemáticas respaldan este posicionamiento. Los padres y las familias deben recibir apoyo con consejos e información sobre cómo manejar las convulsiones futuras y la naturaleza benigna de la afección.

Descargar: Prophylactic drug management for febrile seizures in children (Review)

4 pensamientos en “La prescripción habitual de fármacos para prevenir convulsiones febriles tiene más riesgos que beneficios.”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.