Nutriendo el cerebro infantil prematuro: aprovechando la neuroplasticidad para mejorar los resultados neuroconductuales.

Imagen relacionadaResumen:

Una característica intrínseca del cerebro en desarrollo es una alta susceptibilidad a la influencia ambiental, conocida como plasticidad. La investigación indica una interrupción en cascada del desarrollo neurológico después del nacimiento prematuro (TP); sin embargo, los efectos interactivos del nacimiento y la plasticidad del TP siguen sin estar claros. Es posible que, en relación con los resultados neuropsicológicos en la población TP, la plasticidad sea una espada de doble filo. Por un lado, la alta plasticidad del tejido neural en rápido desarrollo hace que el cerebro TP sea más vulnerable a las lesiones resultantes de eventos, como inflamación, hipoxia e isquemia. Por otro lado, la plasticidad puede ser un mecanismo a través del cual la experiencia positiva puede normalizar el desarrollo neurológico de los niños con TP. Gran parte de la literatura disponible sobre el desarrollo neurológico del TP está clínicamente ponderada y centrada en la utilidad de diagnóstico para predecir resultados a largo plazo. Aunque la utilidad diagnóstica es valiosa, la investigación que establece factores neuroprotectores es igualmente beneficiosa. Esta revisión:
(1) Se detallará mecanismos específicos a través de los cuales la plasticidad es adaptativa o no adaptativa según la experiencia
(2) integre la investigación de los campos de neuroimagen, intervención y ciencia clínica en un resumen de los hallazgos que sugieren la plasticidad inherente del cerebro PT como un mecanismo para mejorar los resultados del niño.
(3) Resumir cómo las experiencias de cuidado responsivo ubican a los padres como agentes de cambio en la normalización del desarrollo del cerebro infantil en el PT.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.