CAFEÍNA EN EL APNEA DE LA PREMATURIDAD

Autora: Enf. Joseline Peralta-Zúñiga

Email: yoss-marley@outlook.com


INTRODUCCION

La apnea en los niños prematuros es un problema frecuente en las Unidades de Cuidados Intensivos y es un evento fisiopatológico complejo, que aún precisa de investigación para comprenderlo cabalmente.1 Es de carácter multifactorial ya que incluye desde factores genéticos hasta problemas de índole diversa que la pueden precipitar. Su tratamiento consiste en medidas no farmacológicas sencillas y metilxantinas que han probado ser lo más efectivo.2

FISIOLOGÍA

La apnea del prematuro es un trastorno del desarrollo en los recién nacidos prematuros, que se produce como consecuencia directa del control respiratorio inmaduro.3En un lactante de menos de 37 semanas de edad gestacional, los episodios apneicos se consideran clínicamente significativos si los episodios tienen una duración superior a 20 segundos o cuando los episodios más cortos se acompañan de hipoxemia y / o bradicardia4.En los bebés con apnea del prematuro, la cafeína (trimetilxantina), que es un antagonista de la adenosina, puede ayudar estimulando el centro respiratorio central, disminuyendo la umbral de dióxido de carbono, aumentando la respuesta a la hipercapnia y disminuyendo la fatiga diafragmática al aumentar el esqueleto tono muscular.5

DOSIS

  • Dosis de carga de 20 – 25 mg de citrato de cafeína por Kg de peso corporal mediante perfusión intravenosa lenta durante 30 minutos, y transcurrido un intervalo de 24 horas.6
  • Dosis de mantenimiento de 5-10 mg/por Kg de peso corporal también con perfusión intravenosa lenta en 10 minutos o por vía enteral. Podrá administrarse una segunda dosis de carga de 10-20 mg/kg después de 24 horas a los recién nacidos prematuros que tengan una respuesta clínica insuficiente a la dosis inicial. También puede considerarse administrar dosis de mantenimiento superiores de 10 mg por Kg de peso corporal si la respuesta es insuficiente.7

COMPLICACIONES

El citrato de cafeína es un medicamento comúnmente utilizado en neonatología y considerado el estándar de oro en la prevención y el tratamiento de la apnea del prematuro. Este medicamento se usa habitualmente durante los primeros días o en ocasiones incluso hasta en horas de vida, hasta las 34 a 35 semanas del pos concepción.8En particular, la cafeína puede disminuir la sangre cerebral. Flujo en adultos (cuando está presente en niveles que son probablemente más alto que las dosis recomendadas para uso terapéutico en bebés) y puede inhibir los receptores de adenosina posiblemente comprometiendo las células cerebrales supervivencia durante la hipoxia. Tal potencial adverso los efectos pueden resultar en lesiones del sistema nervioso central y consecuencias adversas para el desarrollo neurológico a largo plazo.9Algunas de las reacciones adversas descritas con la cafeína se relacionan a continuación. Trastornos del sistema nervioso central como irritabilidad, inquietud, nerviosismo, convulsiones. Trastornos cardiacos como hipertensión, taquicardia, arritmias, aumento del volumen sistólico. Trastornos del metabolismo y nutrición como hipoglucemia, hiperglicemia, hipopotasemia, acidosis, retraso del crecimiento, intolerancia a la alimentación. Trastornos gastrointestinales como vómitos, irritación gástrica, hemorragia digestiva, aumento del refluido gastroesofágico, enterocolitis necrotizante. Trastornos locales como flebitis o inflamación en el lugar de perfusión.10

CONCLUSION.

La apnea es una de las causas más frecuentes  de ingreso de neonatos al área de cuidados intensivos neonatales y cada vez es más frecuente utilizar cafeína como parte del tratamiento, ya que su uso ha demostrado ser muy eficaz al reducir los periodos de apnea y también ayuda a reducir el riesgo de displacía broncopulmonar. Esto ayuda a la supervivencia del prematuro y debe iniciarse el tratamiento dentro de las primeras 24 horas de vida.

REFERENCIAS.

  1. Dudell GG, Stoll B. Respiratory tract disorders. En: Kleigman RM, Behrman R, Jenson HB, Stanton B. Nelson Textbook of Pediatrics, 18th edition. Philadelphia: Saunders; 2007: 729-30
  2. National Institutes of Health, Consensus Development Conference on Infantile Apnea and Home Monitoring, Sept 29 to Oct 1, 1986. Pediatrics 1987; 79: 292-9
  3. National Institutes of Health, Consensus Development Conference on Infantile Apnea and Home Monitoring, Sept 29 to Oct 1, 1986. Pediatrics 1987; 79: 292-9
  4. Hascoet J, Hamon I, Boutroy M. Risks and benefits of therapies for apnoea in premature infants. Drug Saf 2000;23:363-79
  5. Hascoet J, Hamon I, Boutroy M. Risks and benefits of therapies for apnoea in premature infants. Drug Saf 2000;23:363-79
  6. Fichas técnicas del Centro de Información online de Medicamentos de la AEMPS – CIMA. Madrid, España: Agencia española de medicamentos y productos sanitarios (AEMPS).
  7. Medimecum. Guía de terapia farmacológica. Adis. 2007. ISSN: 1576-9933. ISBN:978-84-934306-8-9. Depósito legal:C702-2007.
  8. Park HW, Lim G, Chung SH, Chung S, Kim KS, Kim SN. Early Caffeine Use in Very Low Birth Weight Infants and Neonatal Outcomes: A Systematic Review and Meta-Analysis. J Korean Med Sci. 2015 Dec; 30(12):1828–35. https://doi.org/10.3346/jkms.2015.30.12.1828 PMID: 26713059
  9. Boutilier RG. Mechanisms of cell survival in hypoxia and hypothermia. J Exp Biol 2001;204:3171-81
  10. Neofax 2011. Thomson Reuters;296-29.24 edición.ISBN:978-1-56363-789-6.

3 pensamientos en “CAFEÍNA EN EL APNEA DE LA PREMATURIDAD”

  1. No veo en tu bibliografía los estudios de la dra Schmidt Barbara,quién estudio cafeína en prematuros!!con mejoras en en neurodesarrollo

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.