ESTUDIO PROSPECTIVO SOBRE CATÉTERES EPICUTÁNEOS EN NEONATOS

Autores: Hilda Pérez Daniel y Elizabeth Vásquez Guevara.


Cita: J.B. López Sastre, B. Fernández Colomer, G.D. Coto Cotallo y A. Ramos Aparicio Coordinadores. Hospital Central de Asturias. Oviedo. (An Esp Pediatría 2000; 53: 138-147


Resumen del Artículo:

  • Introducción: Conocer la situación actual sobre el empleo de catéteres epicutáneos en neonatos, analizando características técnicas y complicaciones infecciosas, mecánicas y locales.
  • Métodos: Para su estudio estadístico todos los datos fueron recogidos en una base de datos y analizados con él conjunto de programas informáticos que constituyen el Statistical Package for Social Sciences (SPSS)
  • Resultados: Se analizaron 939 catéteres epicutáneo-cava, colocados en 787 recién nacidos (RN), totalizando 8.073 días-catéter. Se colocaron a RN con peso inferior o igual a 1.500 g y 163 (17,3%) a RN con peso inferior o igual a 1000 g. En general, fueron catéteres colocados en neonatos con una amplia variedad de pesos    
  • Discusión y conclusión: La utilización de catéteres epicutáneos es una práctica habitual en los servicios de neonatología y que generalmente son catéteres que plantean pocos problemas y algunas complicaciones.  El principal problema derivado de su uso son las complicaciones infecciosas, en especial las SRC en niños de peso inferior a 1.500 g. ocasionadas por S. epidermis

Comentarios:

Evidencia actual sobre el problema de estudio: Rodríguez Quiroga E. Menciona que debe existir siempre un criterio bien preciso para el uso del catéter epicutáneo, en neonatología se indica con mayor frecuencia en los prematuros de muy bajo peso, en los neonatos que presentan insuficiencia renal aguda, distrés respiratorios graves, diarreas, trastornos gastrointestinales o en aquellos neonatos a los cuales se les suspende la vía oral por cualquier motivo

Principales problemas relacionados al estudio: Se han descrito complicaciones mecánicas y locales en relación con los catéteres epicutáneos, dentro de las mecánicas, la más frecuentemente detectadas han sido la obstrucción y la rotura. También se registra la salida accidental del catéter. Complicaciones como la trombosis venosa y otras más graves, pero menos frecuentes como la perforación miocárdica, taponamiento cardíaco por derrame pericárdico, derrame pleural, hidrotórax, edema pulmonar y parada cardíaca. Muchas de estas complicaciones son debidas a malas posiciones del catéter.

Análisis final y conclusiones:  El tiempo de permanencia de los catéteres es variable, según las diferentes bibliografías consultadas la media está entre 10 y 20 días,5 aunque se han comunicado permanencias superiores a 150 días. La duración de la canalización depende fundamentalmente de las características del paciente (peso, gravedad, dificultad para la canalización y otras), por ello se describen las permanencias mayores en los neonatos de peso extremadamente bajo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.