IMPACTO EN LA PRÁCTICA CLÍNICA DE UN NUEVO PROTOCOLO DE BRONQUIOLITIS AGUDA

Autora: Angélica Maria Proo Morales


Cita. Jiménez R, et al. Impacto en la práctica clínica de un nuevo protocolo de bronquiolitis aguda. Revista anales de pediatría 2019 Vol. 90(2): 69-138. DOI: 10.1016/j.anpedi.2018.02.017


Resumen del artículo.

  • Introducción: La prevalencia y la variabilidad de la práctica clínica en la bronquiolitis aguda la convierten en una candidata perfecta para evaluar la adecuación en el uso de recursos asistenciales. El objetivo de este estudio es comparar la utilización de recursos no recomendados para la atención de pacientes con bronquiolitis en el Servicio de Urgencias, antes y después de la instauración de un nuevo protocolo basado en las recomendaciones actuales.
  • Métodos: Estudio retrospectivo de una muestra de pacientes diagnosticados de bronquiolitis aguda en el Servicio de Urgencias de un hospital terciario y seleccionado mediante aleatorización simple antes (diciembre de 2014) y después (diciembre de 2016) de la instauración de un nuevo protocolo. Se comparó el uso de pruebas diagnósticas y el tratamiento en ambos grupos.
  • Resultados: Se han comparado 113 pacientes con bronquiolitis aguda atendidos en diciembre de 2014 y 128 en diciembre de 2016. Las características clínicas en ambos grupos eran similares. En el período pos protocolo se observó una disminución significativa en la utilización de salbutamol, tanto en el servicio de urgencias (33,6% vs 19,5%, p<0,01) como al alta (46,7% vs 15,2%, p<0,001); de adrenalina (12,4% vs 2,4%, p=0,002) y de suero salino hipertónico nebulizado (5,3% vs 0,8%, p=0,04). También disminuyó la solicitud de la prueba de detección rápida de VRS (40,7% vs 26,6%, p=0,01). No se produjo un aumento en el número de ingresos o readmisiones en urgencias en las siguientes 72horas.
  • Discusión– conclusión: La implementación y difusión de un nuevo protocolo para la bronquiolitis aguda, ha demostrado ser efectiva disminuyendo la utilización de broncodilatadores así como la hospitalización en los servicios de pediatría.
  • Evidencia actual sobre el problema del estudio

ColungaA.MedinaC.ReyM.Los ArcosA.ConchaS.Menéndez  y Figueras Aloy J, López Sastre J American Academy of Pediatrics.

Es consistente y concluye que la administración del palivizumab disminuye la tasa de hospitalización pero no reduce la estancia hospitalaria, los requerimientos de oxígeno o ventilación mecánica, ni la mortalidad, en aquellos pacientes estudiados (niños menores de 2 años) con historia de prematuridad, 35 semanas de gestación, displasia broncopulmonar o cardiopatía congénita. Las recomendaciones de uso, en base a ensayos clínicos bien diseñados, son similares en todas ellas: administrar palivizumab sólo en pacientes seleccionados como prematuros, con displasia broncopulmonar o cardiopatía congénita. Algunos añaden a los pacientes con inmunodeficiencias aunque no hay estudios en estos pacientes [AAP1, CCHMC2 y SIGN4]. Asimismo una de las GPC recomienda en base a estudios observacionales y opinión de expertos una administración mensual a 15 mg/kg durante 5 meses (de noviembre a marzo, es decir, durante la temporada del VRS) [AAP1].

  • Análisis final y conclusiones.

La Ventilación no invasiva tiene un alto porcentaje de éxito en la bronquiolitis. Los principales parámetros que pueden predecir su éxito son la ausencia de un cuadro clínico predisponente y una mayor disminución de la FC en la primera hora.

La instauración de un nuevo protocolo de bronquiolitis aguda disminuyó la utilización de recursos no recomendados, principalmente el uso de broncodilatadores y de la prueba de detección rápida del VRS. 

En la práctica diaria, uno de los problemas a los que se enfrenta el pediatra es la falta de acuerdo acerca del correcto tratamiento farmacológico de la bronquiolitis, así como la ausencia de escalas clínicas sencillas y bien estandarizadas que faciliten el diagnóstico de gravedad. 

El diagnóstico de la Bronquiolitis aguda es clínico y no existe evidencia que sustente la solicitud rutinaria de pruebas complementarias (hemograma, reactantes de fase aguda, radiografía de tórax. La determinación de virus respiratorios en la nasofaringe no ayuda en el manejo ni prevé la evolución del paciente. Podría estar indicada en el periodo epidémico en aquellos pacientes con antecedentes personales de riesgo y síntomas catarrales para valorar la necesidad de observación hospitalaria, y en pacientes diagnosticados de Bronquiolitis aguda que precisen ingreso hospitalario para llevar a cabo las medidas de aislamiento.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.