Uso de dexametasona durante la extubación en niños hospitalizados en la Unidad de Cuidado Intensivo Neonatal del Hospital de San José, Bogotá D.C., enero de 2013 a junio de 2015

AUTORA: CLARA JANETTE VILLA SALCIDO


Romero; H, y JR, Bastidas J. Uso de dexametasona durante la extubación en ninos ˜ hospitalizados en la Unidad de Cuidado Intensivo Neonatal del Hospital de San José, Bogotá D.C., enero de 2013 a junio de 2015. Repertorio de Medicina y Cirugía 2016 DOI: 101016/jreper201603002. 2016;25(2):126.


Recuerda registrarte en el diplomado de Cuidados Intensivos Neonatales haciendo click aquí: DIPLOMADO UCIN

O en el diplomado de Ventilación mecánica en: DIPLOMADO VENTILACIÓN MECÁNICA


RESUMEN
Introducción: La intubación orotraqueal (IOT), se asocia con múltiples complicaciones, como el edema glótico y subglótico, las cuales se traducen en una estancia prolongada de los pacientes en la unidad de cuidados intensivos neonatales, por lo que se han buscado estrategias que disminuyan estas complicaciones, entre estas se describe la utilización de esteroides intravenosos, en específico la dexametasona en búsqueda de disminuir estas complicaciones. Sin embargo, no existe una unificación de criterios en la formulación de la dexametasona durante la extubación, con tiempos de inicio, posología, duración de tratamiento. La dexametasona durante la extubación es útil en pacientes con intubación prolongada, además ayuda a disminuir la necesitad de reintubación.
Métodos: Estudio retrospectivo tipo serie de casos. Se describen las características de formulación de dexametasona para extubación, frecuencia de estridor, reintubación y estancia hospitalaria entre enero de 2013 y junio de 2015, con un análisis descriptivo de la información.
Resultados: Se incluyeron 316 pacientes con 322 eventos de intubación, 54,2% (n=171) sexo masculino, edad gestacional mediana 34 semanas (RIQ = 30,5-37). La dexametasona se formuló en 26,7% (n= 86 eventos). El 28,2% (n= 24 eventos) recibió la primera dosis antes de 7 días de nacido y el 68,6% presentó criterios de intubación prolongada (n= 89 eventos). En el 66,2% de intubación prolongada se utilizó dexametasona y en el 11,5% no hubo indicación clara. De los eventos que recibieron dexametasona el 13,2% (n= 12) presentó estridor, 11,6% (n= 10) con diagnóstico de displasia broncopulmonar, 2 cursaron con sangrado gastrointestinal y uno con hiporreflexia. La frecuencia de reintubación en las primeras 24h fue 1,9% (n = 6 eventos), de ellos 4 recibieron dexametasona.
Discusión-conclusión: El uso de dexametasona como profilaxis en la extubación de los pacientes hospitalizados es frecuente en la unidad, sin embargo, existe una importante variabilidad en su utilización. La frecuencia de eventos adversos fue baja
Comentario 
Evidencia actual sobre el problema del estudio
Peter G. Davis et. al (2001) realizaron un estudio en el cual se concluyó que la a dexametasona disminuye la necesidad de nuevas intubaciones endotraqueales en recién nacidos, sin embargo, debido a los efectos colaterales que se pueden presentar se debe restringir su utilización a pacientes con alto riesgo de edema y obstrucción de vías aéreas, como los que han sido sometidos a intubaciones repetidas o prolongadas.
Graciela Hernández-Peláez et. al. (2009) llegaron a la conclusión de que, en la práctica clínica, el uso de corticoesteroides debe de limitarse a circunstancias clínicas excepcionales, como la dependencia al ventilador después de la segunda semana de vida, en pacientes en quienes no se ha conseguido una disminución significativa de los parámetros ventilatorios, o en aquellos que presentan un deterioro clínico importante.
Así mismo refieren que los pacientes de alto riesgo de desarrollar displasia broncopulmonar, pueden tener beneficios a largo plazo con el uso de corticoesteroides en forma tardía. También se realizó una comparación entre el uso de dexametasona e hidrocortisona para reducir el tiempo de extubación y como tratamiento para displasia broncopulmonar encontrando efecto similar de ambos medicamentos, pero con menos efectos adversos al usar la hidrocortisona, sin embargo, se muestran en la misma complicación que los demás autores en cuanto a la dosificación adecuada de esteroide. Por lo que aún faltan más estudios para unificar criterios. A pesar del beneficio ya demostrado de su uso.

Principales problemas relacionados al estudio
El principal problema identificado por los autores es que no existe unanimidad de criterios respecto a la dosis que debe ser empleada, así como tiempo de inicio del manejo y duración de tratamiento.

Análisis final y conclusiones 
Los pacientes que requieren de intubación orotraqueal, en las unidades de cuidados intensivos neonatales es cada vez mayor, debido a la mayor supervivencia de recién nacidos prematuros, por lo que se debe estandarizar una medida para lograr extubaciones exitosas, sobre todo en aquellos pacientes con mayores riesgos, el uso de esteroides intravenosos y en este caso dexametasona ha mostrado efectividad en la reducción de reintubación, así como complicaciones asociadas a una intubación
prolongada como lo es la broncodisplasia pulmonar, riesgo de retinopatía.
El estudio DART es más especifico en cuanto a dosis administrada y tiempo requerido, con un reporte bajo de efectos secundarios o complicaciones por el uso de corticoesteroides intravenosos.
Se requiere de un estudio en específico donde se establezca que pacientes son candidatos a esta terapia.

Puedes descargar el artículo  original completo en: Romero2016 T

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.