Complicaciones mecánicas asociadas a la localización de la punta de catéteres centrales en una unidad neonatal

AUTORA: LE.Luz María Santiago Pérez.


CITA:  Lloreda J., et, al. Complicaciones mecánicas asociadas a la localización  de la punta de catéteres centrales en una unidad neonatal. Anales de pediatría. (64) 77-85


Recuerda registrarte en el diplomado de Cuidados Intensivos Neonatales haciendo click aquí: DIPLOMADO UCIN

En el diplomado de Ventilación mecánica en: DIPLOMADO VENTILACIÓN MECÁNICA

Y en el diplomado de Infectología Pediátrica en: DIPLOMADO EN INFECTOLOGÍA PEDIÁTRICA-2019


RESUMEN

RESUMEN DEL ARTÍCULO:

El uso de catéteres centrales (CC) está asociado a complicaciones mecánicas (CM). Nuestro objetivo fue conocer si la posición incorrecta de la punta se asociaba con mayor incidencia de complicaciones mecánicas (CM). La complicación más frecuente fue la salida accidental, las localizaciones incorrectas de la punta de los  catéteres centrales  (CC) se asociaron a más complicaciones mecánicas (CM). Los epicutáneos medioclaviculares tuvieron más riesgo que los localizados en cavas o braquiocefálicos. La posición baja o en ductus del catéter venoso umbilical se asoció a mayores  complicaciones mecánicas (CM).

METODOS:

Se realiza un estudio descriptivo analítico de los neonatos ingresados desde el 1 de marzo del 2009 hasta el 28 de febrero del 2015 en la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatal del Hospital Universitario Santa Lucía de Cartagena, España. El estudio fue retrospectivo, con recogida prospectiva de datos desde el 1 de diciembre del 2014. No se incluyeron los catéteres en niños trasladados a nuestro hospital (sí los catéteres posteriores). Se usaron 3 marcas de catéteres de forma indistinta (Vygon, Plastimed, Arrow), con una y dos luces, todos de poliuretano.

La posición final se comprobó preferentemente por radiología simple y movimientos de recolocación de hasta 1 cm fueron posibles sin necesidad de repetir la prueba radiológica. La recolección de datos se realizó a través del registro hospitalario y (Selene) y registro interno (Neosoft). Se diseñó  una hoja de recogida de datos y se estudiaron todas las historias, incluyendo las pruebas de imagen, los informes de ingreso y alta, los datos de autopsia si la hubo, la evolución clínica y los registros de inserción y mantenimiento de catéteres.

RESULTADOS:

Se recogieron datos de 628 CC, de los que 604 se incluyeron en el análisis. De los no incluidos, en 4 no se encontraron datos y los otros 20 catéteres fueron portados en el traslado desde otros hospitales y no se analizaron. No se encontraron complicaciones en esos catéteres no incluidos.

Se produjeron CM en 86 catéteres (14,2%), afectando a 74 recién nacidos. En 9 niños hubo complicaciones en más de un catéter. La complicación más frecuente fue la salida accidental, seguida de la extravasación a nivel local.

CONCLUSION:

Los recién nacidos ingresados en áreas de unidad de cuidados intensivos neonatales (UCIN) requieren de la colocación de catéter central, catéter epicutáneos  y onfaloclisis, en algunas instituciones son prácticas muy frecuentes que se realizan para evitar multipuncionar  y disminuir  trauma al neonato, sin embargo requieren de cuidados especiales para evitar complicaciones que comprometan la vida.

La colocación de catéteres centrales en ocasiones puede presentar diferentes complicaciones tal como la salida accidental, oclusión, flebitis, trombosis, infecciones o extravasación, derrame pleural, y pericárdico, ascitis e incluso la muerte, ya que son una fuente interminable de focos de infección. Estas situaciones pueden presentarse de manera diaria en actividades rutinarias que realiza el personal de salud, tal como la toma de muestras, cambio de ropa de cuna del recién nacido o al movilizarlo.

Los mayores casos de morbi-mortalidad  se ha demostrado que se asocia a la incorrecta localización del catéter, ya que esta no se ha localizado a nivel central.  Sin embargo se ha demostrado que a pesar de que el uso más frecuente ha sido la colocación del uso de vasos umbilicales reduce el número de niños canalizados, evitando así multipuncionar al neonato, se ha detectado que la colocación de catéteres centrales presenta diversas complicaciones infecciosas que ponen en riesgo la vida del neonato, existe mucha variabilidad a la hora de definir cuáles son, en general se presentan complicaciones graves. En los catéteres epicutáneos se produjeron complicaciones locales  o mecánicas, flebitis, salida accidental y extravasación, sin embargo es importante tener un cuidado especial para evitar complicaciones que comprometan la vida del neonato, estas complicaciones se asocian al tipo de catéter, la edad gestacional, número de luces, el peso en la colocación y duración del uso de estos.

Uno de los factores de riesgo más frecuentes son la posición incorrecta de la punta del catéter, la localización de esta es muy importante ya que en caso de una mala colocación puede encontrarse en otro sitio como la subclavia braquiocefálica derecha o izquierda, se han descubierto casos de hipertensión portal, perforación vascular, embolismo gaseoso, migración de la punta, extravasación, trombosis venosas, lesiones hepáticas, necrosis intestinal, embolismo pulmonar, arritmias, síndrome de la vena cava superior, bajo gasto por posición y todo esto relacionado a la posición de la punta de colocación de los epicutáneos o femorales en la vena lumbar ascendente.

Por lo tanto es importante que el personal médico y de enfermería estén en constante capacitación, así como brindar un cuidado integral y optimo, donde el uso de catéteres garantice una pronta recuperación del neonato, evitando complicaciones que retrasen su evolución y alta hospitalaria, ya que la mayor complicación puede ocasionar serios problemas de salud, por lo que se requiere de personal capacitado, eficiente y con gran sentido de responsabilidad.

 

Categorías:Articulos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.