CURSO DE FORMACIÓN CONTINUADA EN DOLOR EN PEDIATRÍA

AUTOR: Alejandra Rivera Jiménez 


CITA:  Gancedo C. ET AL: Curso de Formación Continuada en Dolor en Pediatría. 2ª ENTREGA.Con el aval de la Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria y Atención Primaria © 2008 Ergon C/ Arboleda, 1. 28221 Majadahonda (Madrid) pag, 3-21


Recuerda registrarte en el diplomado de Cuidados Intensivos Neonatales haciendo click aquí: DIPLOMADO UCIN

En el diplomado de Ventilación mecánica en: DIPLOMADO VENTILACIÓN MECÁNICA

Y en el diplomado de Infectología Pediátrica en: DIPLOMADO EN INFECTOLOGÍA PEDIÁTRICA-2019


RESUMEN

Introducción:

La constatación de estos hechos y la comprobación del impacto que tiene la experiencia dolorosa en la vida del niño, ha supuesto sin duda que aumente el interés por el dolor pediátrico. Sexo • Edad • Nivel cognitivo • Aspectos emocionales (miedo, ansiedad) • Experiencias dolorosas anteriores • Estilo para hacer frente o tolerar el dolor • Entorno • Cultura • Conducta de los padres o tutores • Actitud de los profesionales que le asisten

Método:

A la hora de valorar el dolor en el niño en este capítulo, vamos a abordar tres apartados: 1. Los instrumentos de medida del dolor en el niño. 2. Las diferentes escalas y métodos utilizables en pediatría. 3. La psicología del dolor en el niño y cómo repercute en su percepción.

RESULTADOS:

Pero no siempre se consigue ese diagnóstico etiológico y entonces surge la pregunta: ¿se debe mantener el dolor hasta llegar al diagnóstico etiológico? Podemos decir que todo dolor cuya etiología no se conozca, pero cuya persistencia no nos va a dar valor diagnóstico, deberemos tratarlo sintomáticamente. Si pensamos que el dolor nos puede proporcionar elementos de diagnóstico, no trataremos el síntoma, pero debemos tener en cuenta la posibilidad de iniciar procedimientos diagnóstico-terapéuticos que nos conduzcan al diagnóstico etiológico.

DISCUSIÓN Y CONCLUSIÓN:

Después de todas las consideraciones psicológicas y fisiológicas, que hemos realizado con anterioridad, de las peculiaridades que conocemos de la edad infantil, si ya hemos llegado a la conclusión de que el niño tiene dolor, para valorarlo e intentar medir su intensidad debemos plantearnos la utilización de los diferentes instrumentos de medida que puedan existir.

Medir “es el proceso de asignar números a las propiedades específicas de acontecimientos, procesos, objetos o personas”

ESCALAS Y MÉTODOS DE MEDICIÓN DEL DOLOR

Variación de la escala de CHEOPSTipo de llanto. No hay llanto 1- Hay quejidos 2 -Hay llanto claro 3 Expresión facial Está alegre, ríe 0 Está preocupado 1- Hace pucheros 2- Comportamiento– Está tranquilo, inmóvil 1- Está agitado, rígido 2- LenguajeNo se queja 0- Se queja pero no de dolor 1- Está en silencio 1- Se queja de dolor 2- BrazosNo se toca la zona lesionada 1 Sí se toca la zona lesionada 2 Piernas Relajadas 1 Movimientos y golpes 2

Adaptada de FLACC. Puntuación( 0 1 2) Expresión facial Expresión habitual Arruga la nariz Temblor del mentón Cara relajada Mandíbula tensa Posibilidad de consolarle Está a gusto de manera Se le puede consolar Es difícil consolarle espontánea Llanto No hay llanto Gimotea, se queja Llanto intenso Actividad Está acostado y tranquilo Se dobla sobre su abdomen; Está rígido encoge las piernas Movimiento de las piernas Piernas relajadas Piernas inquietas Pataleo intenso.

Adaptada de Hannallag Frecuencia Aumenta > 20% 0 cardiaca Aumenta > 30% 1 Aumenta > 40% 2 Presión Aumento > 10% 0 arterial Aumento > 20% 1 Aumento > 40% 2 Llanto Sin llanto 0 Llora pero responde a los mimos 1 Llora y no responde a los mimos 2 Movimientos Sin movimientos no habituales 0 Está inquieto 1 Está muy exaltado 2 Agitación Permanece dormido 0 Agitación leve 1 Está histérico 2 Postura Impasible 0 Flexiona piernas y muslos 1 Se agarra el sitio del dolor 2 Verbaliza Permanece dormido 0 el dolor No puede localizarlo 1 Puede localizarlo 2

 Escala de dibujos faciales: 1,2,3,4,5,6

 Escala de Oucher: desarrollada por Beber y cols. Escala numérica vertical con seis fotografías de un niño con diferentes muestras de dolor creciente, desde la más tranquila a la más dolorosa

Principales problemas:

Como vemos, los métodos para intentar medir el dolor son muy variados y basados en unos adecuados razonamientos científicos; igualmente hay variaciones de las escalas adaptadas al entorno e incluso al idioma correspondiente, por ello se han realizado estudios para determinar las propiedades psicométricas de las mismas, así como su validez, fiabilidad y validación idiomática. En nuestro país se han validado algunos métodos en versión española, a los que vamos a referirnos por su interés práctico y científico.

Conclusión:

Aunque no disponemos de un “dolorímetro” como tal aparato, si tenemos a nuestro alcance múltiples métodos de medir el dolor o por lo menos intentarlo, por lo que no debemos basar la evaluación en un solo instrumento, sino en la combinación de varios; tener en cuenta también que los métodos utilizados estén plenamente validados y sobre todo su adecuación metodológica, las propiedades que tienen 16 y su adaptación a la edad, el estado del niño y desarrollo cognitivo.

Categorías:Articulos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.