Efecto de la evaluación del residuo gástrico en la ingesta enteral en Bebés Extremadamente Prematuros Un Ensayo Clínico Aleatorio

CITA: Leslie A. Parker P, Michael Weaver P, Roberto J. Murgas Torrazza M, Jonathon Shuster P, Nan Li M, Charlene Krueger P, et al. Effect of Gastric Residual Evaluation on Enteral Intake in Extremely Preterm Infants A Randomized Clinical Trial. JAMA Pediatrics doi:101001/jamapediatrics20190800 2019;173(6):534


Recuerda registrarte en el diplomado de Cuidados Intensivos Neonatales haciendo click aquí: DIPLOMADO UCIN

O en el diplomado de Ventilación mecánica en: DIPLOMADO VENTILACIÓN MECÁNICA


RESUMEN

IMPORTANCIA: La evaluación de los residuos gástricos previos a la alimentación se considera atención de rutina, pero tiene poca evidencia que lo apoye.

OBJETIVO: Determinar el efecto de la omisión de la evaluación residual gástrica previa a la alimentación sobre los resultados nutricionales en los neonatos extremadamente prematuros.

DISEÑO, AJUSTE Y PARTICIPANTES: Este ensayo clínico aleatorizado de un solo centro comparó la omisión de la evaluación de residuos gástricos con la evaluación de residuos gástricos prealimentados. Bebés fueron reclutados en una unidad de cuidados intensivos neonatales de nivel 4 y fueron reclutados a partir del 17 de octubre, 2013, al 8 de octubre de 2016, y luego se le dio seguimiento durante 6 semanas después del nacimiento. Participantes elegibles eran niños nacidos a las 32 semanas o menos de gestación con un peso al nacer de 1250 g o menos; ellosse inscribieron dentro de las 72 horas posteriores al nacimiento y dentro de las 24 horas posteriores a la iniciación de la alimentación. Todos participantes (N = 143) fueron incluidos en el análisis modificado de intención de tratar (intention-to-treat analysis), que fue de marzo a julio de 2018.

INTERVENCIONES: El grupo residual se sometió a una evaluación residual antes de la alimentación gástrica; el grupo no residual no lo hizo. Las decisiones de alimentación se tomaron de acuerdo con las pautas nutricionales, y los bebés recibieron sólo leche materna.

PRINCIPALES RESULTADOS Y MEDIDAS: La medida de resultado primaria fue la ingesta nutricional enteral semanal en  mL/kg durante 6 semanas después del nacimiento.

RESULTADOS: De 143 bebés, 74 (51.7%) fueron asignados al azar para someterse a una evaluación residual gástrica (grupo residual) y 69 (48.3%) para una evaluación residual gástrica omitida (ningún grupo residual). El grupo residual comprendía un número par de niños y niñas (37[50.0%]) con una edad gestacional media (DE) de 27.1 (2.4) semanas y un peso medio al nacer de 888.8 (206.6) gramos, mientras que el grupo no residual tenía más niños varones (36[52.17%]), una edad gestacional media (DE) de 27 (1.2) semanas y un peso medio al nacer (DE) de 915.2 (180) gramos. El grupo sin residuos tuvo alimentaciones que avanzaron más rápidamente en comparación con el grupo residual (aumento semanal promedio, 20,7 mL/kg/d vs. 17,9 mL/kg/d; P = 0,02) y consumieron más alimentaciones en las semanas 5 (137,2[IC del 95%: 128,6 a 145,8]; P = 0,03) y 6 (141,6[IC del 95%: 133,2 a 150,0]; P = 0,03). Entre las medidas de resultado secundarias, el grupo sin residuo tuvo mayores pesos logarítmicos medios estimados (7,01[IC del 95%: 6,99 a 7,02] versus 6,98[IC del 95%: 6,97 a 7,00]; P = 0,03), tuvo menos episodios de distensión abdominal (0).59[IC 95%, 0.34-1.01] vs 1.79[IC 95%, 1.27-2.53]; P =.001), y fueron dados de alta 8 días antes (4.21[IC 95%, 4.14-4.28] vs 4.28[IC 95%, 4.19-4.36]; P = .01). Probabilidades de enterocolitis necrosante (0,58[IC del 95%: 0,18 a 0,19] frente a 0,026[IC del 95%: 0,006-0,109]), muerte (0,004[IC del 95%: 0,0003 a 0,046] frente a 0,012[IC del 95%: 0,001 a 0,131]), sepsis de aparición tardía (0,002 a 0,0).970[IC 95%, 0.67-1.40] vs 1.38[IC 95%, 0.97-1.94]), y la neumonía asociada al ventilador (0.084[IC 95%, 0.033-0.214] vs 0.056[IC 95%, 0.019-0.168]) fueron similares entre grupos.

CONCLUSIONES Y RELEVANCIA: Entre los neonatos extremadamente prematuros, la omisión de la evaluación de los residuos gástricos aumentó la administración de la nutrición enteral, así como el aumento de peso y condujo a un alta hospitalaria más temprana; estos resultados pueden traducirse en una práctica basada en la evidencia.

Puede descargar el artículo original completo en: PARKER, L. 2019

Categorías:Articulos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.