Enfoque fisiológico y por fases de los recién nacidos con riesgo de hipoglucemia hiperinsulinémica: Una perspectiva neonatal

CITA: Chandran S. et, al. Enfoque fisiológico y por fases de los recién nacidos con riesgo de hipoglucemia hiperinsulinémica: Una perspectiva neonatal. 2019 Journal of Clinical Neonatology. DOI: 10.4103/jcn.JCN_37_19


RESUMEN

Un neonatólogo desempeña un papel fundamental en el tratamiento de los bebés con hipoglucemia. Aunque la hipoglucemia neonatal se ha definido convencionalmente como glucosa ≤2.5 mmol/L, los niveles ≤2.8 mmol/L entre los neonatos plantean la preocupación de la neurolucopenia, apoyando la sugerencia de las Sociedades de Endocrinología Pediátrica de fijar como objetivo los niveles de glucosa en plasma >2.8 mmol/L en lactantes de riesgo <48 h de edad y >3,3 mmol/L para los de >48 h. El neonatólogo debe identificar a los lactantes de riesgo y matricularlos en una vía que garantice una transición fisiológica segura a la vida extrauterina. La transición fisiológica constituye una alimentación enteral temprana, navegando por el nadir de glucosa mientras se mantiene el vínculo madre-hijo. Una transición suave de la homeostasis de la glucosa del cordón umbilical a la enteral tras el nacimiento requiere unas reservas adecuadas de glucógeno y respuestas hormonales contra-reguladoras apropiadas. Cuando las reservas son inadecuadas y las respuestas de la contrarreglamentación fallan, la regulación de la glucosa se vuelve más dependiente de las respuestas apropiadas de las células β. Sin embargo, la desregulación de las células β puede causar una secreción de insulina inapropiada en caso de hipoglucemia (hipoglucemia hiperinsulinémica [HH]) que puede ser transitoria, prolongada o persistente. La mayoría comprende formas transitorias y prolongadas de HH que se recuperan en días o semanas con alimentos o infusión de glucosa parenteral a corto plazo o, raramente, con el uso del agonista del canal de KATP, el diazóxido. La minoría con formas persistentes puede tener mutaciones genéticas en al menos 12 genes (ABCC8, KCNJ11, GLUD1, GCK, HADH, SLC16A1, UCP2, HNF4A, HNF1A, HK1, PGM1, y PGMM2) y necesitan intervención médica y/o quirúrgica, así como atención especializada multidisciplinar a largo plazo. Aunque un marco de tratamiento que comienza en las primeras horas o días de vida es complejo, un enfoque suave, fisiológico y por fases puede conducir a mejores resultados. Este artículo de revisión describe tal enfoque.

PUEDE DESCARGAR EL ARTICULO AQUÍ: JClinNeonatol84193-6365387_174053

Categorías:Articulos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.