ENTEROCOLITIS NECROTIZANTE

Autores: Mass. Sonia Maribel   Sánchez Gómez y Mass. Verónica Gpe. Román Arredondo.


Cita: Álvaro M; et al, Enterocolitis Necrotizante, experiencia 15 años .Revista chilena de pediatría 2000.     DOI: http://dx.doi.org/10.4067/S0370-41062000000500003.


 Introducción 

La enterocolitis necrotizante (ECN) en el recién nacido (RN) puede presentar un amplio espectro de manifestaciones clínicas, caracterizándose principalmente por la tríada de distensión abdominal, sangramiento gastrointestinal y neumatosis intestinal. A pesar del avance en el cuidado intensivo neonatal, persiste como una enfermedad grave, que afecta habitualmente al recién nacido de pretermino, especialmente de muy bajo peso. Con el incremento en la sobrevida de los recién nacidos de muy bajo peso, emerge como una causa importante de mortalidad neonatal durante el último cuarto de siglo, siendo la causa más frecuente de alteración gastrointestinal severa en las unidades de cuidados intensivos neonatales y constituyéndose en una emergencia médico-quirúrgica en que el diagnóstico precoz y el tratamiento oportuno pueden disminuir la necesidad de cirugía y la letalidad.

Método 

Se analizaron las historias clínicas de los RN con diagnóstico de egreso de enterocolitis necrotizante, en la Unidad de Neonatología del Servicio de Pediatría del Hospital Guillermo Grant Benavente de Concepción, entre el 1 de enero de 1985 y el 31 de diciembre de 1999.

Se definió como criterio de enterocolitis necrotizante: 1) presencia de tres o más de los siguientes signos: distensión abdominal, hipersensibilidad abdominal a la palpación, sangre oculta o macroscópica en las heces, residuo gástrico mayor del 25% del volumen de cada alimentación durante dos o tres veces consecutivas y/o bilioso, masa abdominal, eritema de la pared abdominal. 2) presencia de uno o más de los siguientes signos radiológicos: distensión asimétrica de asas intestinales, íleo del intestino, edema de la pared intestinal, neumatosis, gas portal, ascitis y aire libre en la cavidad abdominal (neumoperitoneo). Luego de la sospecha o certeza de ECN, se indicó suspensión de la alimentación por vía enteral, sonda orogástrica en caída libre para descompresión gastrointestinal, toma de cultivos antes de iniciar la antibioterapia triasociada, generalmente con ampicilina + amikacina, agregando metronidazol o clindamicina. Concomitantemente se tomaron otros exámenes de laboratorio como hemograma, proteína C reactiva (PCR), índices bioquímicos, electrólitos plasmáticos, gases en sangre arterial, test de sangre oculta en deposiciones y radiografía abdominal en dos posiciones, anteroposterior y lateral. En aquellos casos que se confirmó la ECN (Etapa II de Bell) se indicó de inmediato la nutrición parenteral total. La PCR estuvo disponible desde 1994. Signos de perforación intestinal o deterioro progresivo del estado clínico, sugerente de posible gangrena, se constataron en 59 RN, indicándose exploración quirúrgica en estos casos.

Resultados 

La incidencia de ECN en nuestra unidad fue 1,8 por 1 000 RN vivos; para una muestra de 157 casos, correspondiendo a 0,72% del total de los egresos de la Unidad de Neonatología durante los 15 años analizados. En el período estudiado 54,7% de los RN eran de sexo masculino y el 85,4% (134/157) de pretermino. El 43,3% (68/157) presentó asfixia neonatal y el 51,6% (81/157) síndrome de dificultad respiratoria. En los RN pretermino la edad de inicio promedio de la ECN fue de 12,1 días, con un rango entre 1,5 a 33 días y de 4,4 días en los RN de término con un rango de 1 a 7 días.

Discusión –conclusión. 

En los RN con ECN que habían recibido corticoide antenatal (betametasona), la mortalidad fue significativamente menor al compararla con aquellos RN sin ella. Este hallazgo es concordante con lo publicado por Bauer y cols y Halac y cols., quienes observaron menor incidencia de ECN en los RN que recibieron corticoides prenatales. Paralelamente, en un estudio colaborativo nacional que utilizó precozmente Dexametasona postnatal en RN pretermino con SDR, se observó que ningún niño del grupo con corticoides presentó ECN, a diferencia de 5 niños en el grupo placebo (p < 0,03). Los efectos favorables descritos, atribuidos a la administración de corticoide, antes y postnatal inmediata, podrían deberse a una aceleración en la inducción enzimática y de la maduración del intestino en desarrollo, que actuarían como un mecanismo protector frente a las diversas noxas que se han invocado en la etiopatogenia de esta enfermedad.

Se concluye que la ECN persiste como un problema de salud pública importante, que afecta principalmente a RN pretermino de muy bajo peso, sin predominio de sexo, cuyo inicio se presenta generalmente a fines de la segunda semana de vida en prematuros que posiblemente cursan con una infección de predominio bacteriana. La administración prenatal de corticoides disminuiría la mortalidad por ECN.

Comentario 

Evidencia actual sobre el problema del estudio.

1.-Según Gasque  JJ et al; la enterocolitis necrosante es la causa ms frecuente de enfermedad gastrointestinal adquirida y emergencias quirúrgicas en el neonato, afecta predominantemente a prematuros con bajo peso al nacer.

2.-Según Eduardo, BB, et al; se debe estar atento  a los factores asociados a mortalidad así como lo que se asocian  a tratamiento quirúrgico para en conjunto disminuir la tasa de mortalidad.

3.-Según benjamín JB, los probióticos son beneficiosos en cuanto la prevención de enterocolitis necrosante y reduce la mortalidad entre términos de menos de 1500 gr. además la combinación de dos prebióticos lactobacilos  acidophillus con bífido bacterium bifidum, presentan mayor beneficio.

Es importante en el área hospitalaria, tener conocimiento de los riesgos, que pueda provocar una enterocolitis necrosante  para  evitar llegar al procedimiento quirúrgico.

Análisis final y conclusiones. 

En esta  investigación que realizaron Bauer, cols y Halac y cols, sobre  la aplicación de betametasona, antenatal, se dieron cuenta que hubo menor incidencia,   de enterocolitis necrotizante, en los pacientes que habían recibido corticoides  prenatales, también es importante, resaltar que la enterocolitis necrotizante, tiende a ser unos de los padecimientos que provocan en el paciente pretermino ,que  inicie , ayuno , ya que la vía enteral está comprometida por lo cual se tendrán ,que realizar intervenciones en el manejo  terapéutico de atención, iniciando nutrición parenteral para evitar un desequilibrio electrolítico .

Es necesario que fomentemos la lactancia materna ya que en algunos artículos menciona sobre la disminución, de la enterocolitis necrosante además del inicio  de probióticos los cuales también ayudan a  la reducción de la patología. 

Bibliografía 

  • Benjamín ,JB ,et al ; asociación  de probióticos para la prevención de la enterocolitis necrozante y la reducción de la sepsis tardía y la mortalidad neonatal en recién nacido pretermino de menos 1500 gr ,una revisión sistemática ,revista anales de pediatría , volumen 85 ,nov 2016, página  247-255. https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S1695403315004002

Categorías:Articulos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.