EPIDEMIOLOGÍA DEL SÍNDROME DE DIFICULTAD RESPIRATORIA AGUDA EN UNA UNIDAD DE TERAPIA INTENSIVA PEDIÁTRICA.

Autora: Nayana María Meléndez Enríquez.


Cita: Terapia Intensiva Pediátrica. Hospital de Clínicas “José de San Martín”. Facultad de Medicina. Universidad de Buenos Aires. Correspondencia: Dra. Roxana Flavia Jaén. Ciudad de Buenos Aires. 


  • Introducción: En la presente investigación; se dan a conocer los hallazgos de un estudio basado la epidemiología y fisiopatología, presentación clínica y tratamientos del SDRA del Hospital de Clínicas de Buenos Aires. 
  • Métodos: Estudio descriptivo realizado en la UTIP del Hospital de Clínicas de Buenos Aires. Se tomaron datos sobre características de la población y se calculó la escala de riesgo de mortalidad pediátrica (PRISM) al ingreso. Se definieron como pacientes con SDRA a aquellos que compartían los criterios definidos por el Consenso Americano-Europeo de SDRA: 1. Oxigenación alterada: definida como la razón entre la presión parcial de oxígeno arterial y la fracción de oxígeno inspirada, menor de 200 (PaO2 /FIO2) 2. Infiltrados pulmonares bilaterales en la radiografía de tórax. 3.  Ausencia de signos clínicos sugestivos de aumento de presión en la aurícula izquierda. Se dividieron las causas de SDRA en pulmonares y extrapulmonares, infecciosas y no infecciosas. Se registraron también las complicaciones, la morbilidad (en términos de dependencia de oxígeno) y la mortalidad del cuadro.
  • Resultados: Se estudiaron 43 pacientes con 53 episodios definidos como SDRA. El 92,5% fue por causas pulmonares y sólo el 7,5%, por causas extrapulmonares. Entre ambas hubo sólo una causa no infecciosa. Entre las primeras se pudo aislar un 50% de bacterias, un 19% de virus (a través de hemocultivos y lavados broncoalveolares). La morbimortalidad fue de 33,9%, con una mortalidad esperada calculada a través del PRISM de 5 a 17 pacientes (IC95%). 
  • Discusión-conclusión: La mayoría de los casos de mortalidad fueron por desencadenantes  infecciosos por causa bacteriana.
  • Comentario: El síndrome de dificultad respiratoria aguda es el dolor de cabeza en las unidades de cuidados intensivos, toda vez que son pacientes que presentan hipoxemias refractarias, lo que imposibilita la efectividad en  las medidas de protección pulmonar en ventilación mecánica y nos lleva a utilizar parámetros ventilatorios muy altos que dañan la vascularidad y tejido pulmonar que incrementan la inminente mortalidad en los pacientes que lo padecen.
  • Evidencia actual sobre el problema del estudio. Las causas que desencadenaron el SDRA en pulmonares y extrapulmonares. Las causas pulmonares prevalecen las consolidaciones, en oposición a las extrapulmonares donde prevalece el edema y el colapso alveolar. Encontramos que las causas extrapulmonares  fueron las menos frecuentes (sólo 4 pacientes: 7,5%) y todos de índole infecciosa: 1 SUH, 1 invaginación intestinal, 2 enteritis. Las tres últimas cursaron con un cuadro de shock, por lo que el pulmón respondió a la noxa sistémica. 32. En el 92,5% de los niños, la lesión fue primaria del pulmón; a partir de ésta se desarrolló el SDRA. Cabe destacar que sólo se distinguió una causa “no infecciosa” pulmonar: un cuerpo extraño en la vía aérea, una semilla de girasol, que fue extraída por el servicio de endoscopia y la paciente presentó el SDRA a las 24 horas del procedimiento. Todas las demás fueron causas infecciosas pulmonares.
  • Principales problemas relacionados al estudio
    • La necesidad de aumentar los parámetros en el momento crítico del SDRA, Hubo 21 pacientes en los que los valores de PPP no se pudieron respetar. En ellos se describieron complicaciones (3 neumotórax y 1 hemorragia pulmonar). A este grupo (18 pacientes) pertenecían todos los fallecidos, incluso los tres ventilados con alta frecuencia. De esto se desprende que tales pacientes presentaban un compromiso pulmonar importante que contribuyó al desenlace.
  • Análisis final y conclusiones
    • El síndrome de dificultad respiratoria aguda, se da tanto en pacientes pediátricos como adultos.
    • El diagnóstico de SDRA se basa en ciertos criterios clínicos que deben cumplirse, siendo el más significativo un Kirby menor a 200 y que la dificultad respiratoria no sea de origen cardiaco.
    • La etiología del SDRA puede ser pulmonar y extrapulmonar siendo el más recurrente el primero.

Categorías:Articulos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.