Evaluación a corto plazo del esfuerzo respiratorio en recién nacidos prematuros con apoyo ventilatorio con CPAP nasal de burbuja, utilizando Seattle-PAP y un dispositivo de burbuja estándar.

Autora: Alejandra Ortiz Dosal


Welty SE, Rusin CG, Stanberry LI, Mandy GT, Gest AL, Ford JM, Backes CH Jr, Richardson CP, Howard CR, Hansen TN, Smith CV. Short term evaluation of respiratory effort by premature infants supported with bubble nasal continuous airway pressure using Seattle-PAP and a standard bubble device. PLoS One 2018;13(3):e0193807. doi: 10.1371/journal.pone.0193807.


Resumen

Introducción 

Casi un millón de recién nacidos (RN) prematuros mueren anualmente por síndrome de dificultad respiratoria (SDR). En países desarrollados, el uso prenatal de esteroides, la ventilación mecánica y la terapia de reemplazo de surfactante pulmonar hacen que esta tasa de muerte sea menor, pero incrementando el riesgo de displasia broncopulmonar (DBP). El uso del dispositivo nasal de presión positiva continua de vía aérea (nCPAP) es el estándar de tratamiento inicial en prematuros con SDR debido a que se asocia con menores tasas de DBP. De éstos, el nCPAP de burbuja (BnCPAP) tiene mejor pronóstico en cuanto a desarrollo de falla respiratoria al compararse con el nCPAP asociado al ventilador. Sin embargo, de 24 a 50% de los niños tratados de forma inicial con BnCPAP desarollan falla respiratoria que requiere intubación, administración de surfactante y ventilación mecánica. Los autores del presente estudio desarrollaron un dispositivo asociado al BnCPAP, llamado Seattle-PAP, que en un modelo animal (conejo) y en ensayos preclínicos, disminuyó en esfuerzo respiratorio y los episodios de apnea por fatiga muscular. En el BnCPAP convencional, el tubo que burbujea apunta hacia abajo, perpendicular a la superficie del agua, es decir, a 0°. Con el Seattle-PAP, la sección vertical del tubo se conecta a una sección horizontal, y ésta a su vez a una sección acodada hacia arriba a 135° (Welty SE, 2016). El objetivo del estudio fue evaluar si el Seattle-PAP comparado con el BnCPAP permite un menor trabajo de respiración espontánea en prematuros, estimado por productos de tasa de presión esofágica.

Métodos
RN <32 semanas de gestación, estables en BnCPAP con FiO2 <0.30, SO2 90-95%, PMVA <8 cm de agua, fueron estudiados dentro de las 72 h siguientes al parto. Las presiones esofágicas durante la respiración espontánea se midieron durante 2 h en BnCPAP estándar, luego 2 h con BnCPAP usando el Seattle-PAP, que produce un patrón diferente de fluctuaciones de presión, luego 2 h en BnCPAP estándar.

Resultados 

40 neonatos completaron el estudio y el seguimiento hasta las 36 semanas de edad gestacional corregida o el alta hospitalaria. Se analizaron los datos de 27 RN. Ningún lactante desarrolló DBP, neumotórax o trauma nasal, y no se observaron eventos adversos atribuidos al estudio. Las presiones esofágicas en los dos dispositivos no fueron diferentes, pero el esfuerzo respiratorio, evaluado por áreas bajo curvas de presión-tiempo esofágicas, fue menor con Seattle-PAP que con el Bn-CPAP estándar .

Conclusión

El uso de Seattle-PAP reduce el esfuerzo respiratorio ejercido por RN prematuros con respiración espontánea y relativamente sanos.  Investigaciones futuras deberán determinar si el menor esfuerzo respiratorio observado con el Seattle-PAP se traducirá en menor morbi-mortalidad neonatal.

Comentario

Evidencia actual sobre el problema del estudio

Las Guías Europeas para el Manejo del Síndrome de Dificultad Respiratoria (SDR) (Sweet DG et al., 2019), mencionan que el CPAP con terapia temprana de rescate con surfactante, es considerado el manejo óptimo de los recién nacidos (RN) prematuros con SDR. El CPAP debiera implementarse desde el nacimiento en todos los RN con riesgo de SDR, como aquellos con menos de 30 semanas de edad gestacional que no requieren intubación para la estabilización. En la misma guía se menciona que el sistema utilizado para administrar CPAP no es tan importante, pero el sistema de burbuja es seguro y barato, pudiendo emplearse incluso en hospitales con recursos limitados. Para la interface pueden utilizarse puntas nasales o mascarilla. Se recomienda una PEEP inicial de 6 a 8 cm de agua, aunque debe individualizarse el nivel de presión. En el momento actual, el CPAP continúa siendo el método inicial de elección para soporte ventilatorio no invasivo en recién nacidos.

Principales problemas relacionados al estudio 

Una de las mayores limitaciones del estudio analizado, es el tamaño (40 neonatos) y características de la cohorte: recién nacidos estables, con respiración espontánea, mayores a 32 semanas de gestación, sin requerimientos de FiO2 mayores a 30% y con SO2 arterial de 90 a 95%; además de la monitorización, que fue llevada a cabo sólo por un período de tiempo limitado (2 horas).

Análisis final y conclusiones 

El Seattle-PAP es un dispositivo sencillo que podría disminuir las tasas de intubación y de requerimiento de ventilación mecánica en los RN prematuros. Sin embargo, se requieren ensayos clínicos aleatorizados, con un mayor número de participantes, para comparar el uso de Seattle-PAP con el BnCPAP que actualmente es el tratamiento estándar del SDR en neonatos.

Referencias

Sweet DG, Carnielli V, Greisen G, Hallman M, Ozek E, Te Pas A, Plavka R, Roehr CC, Saugstad OD, Simeoni U, Speer CP, Vento M, Visser GHA, Halliday HL. European Consensus Guidelines on the Management of Respiratory Distress Syndrome – 2019 Update. Neonatology 2019;115(4):432-451. doi: 10.1159/000499361.

Welty SE. Continuous Positive Airway Pressure Strategies with Bubble Nasal Continuous Positive Airway Pressure: Not All Bubbling Is the Same: The Seattle Positive Airway Pressure System. Clin Perinatol 2016;43(4):661–71. doi: 10.1016/j.clp.2016.07.004 

Categorías:Articulos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.