FIEBRE EN EL PACIENTE PEDIÁTRICO: una perspectiva para profesionales de salud

Autores

Luz Montoya Escobar1,2

Joshuan J. Barboza1

1 Red Latinoamericana de Pediatría y Neonatología

2 Hospital General Calvillo, México

¿Cómo citar este artículo?

Montoya L., Barboza JJ. Fiebre en el paciente pediátrico: una perspectiva para profesionales de salud. RELAPED. Disponible en: https://relaped.com/fiebre-en-el-paciente-pediatrico-una-perspectiva-para-profesionales-de-salud/


INTRODUCCIÓN

La temperatura corporal normal es variable en individuos sanos y sigue un ritmo cardiaco que se mantiene con la enfermedad.

La fiebre se define como la elevación de la temperatura por encima de la variación diaria normal. En general, es un mecanismo que pone en marcha el organismo frente a una posible agresión, y en el niño habitualmente se debe a infecciones; no obstante, al tener el mismo mecanismo fisiopatológico para procesos de muy diferentes etologías, se convierte en un signo inespecífico1.

Diversos trabajos han estudiado el conocimiento y el manejo o cuidados de la fiebre en Europa, destacando el trabajo de Chiappini et al. En 2012, en Italia. Concluyeron que los conocimientos sobre fiebre no son acertados en gran parte de los encuestados. A nivel nacional, Ugarte et al, descubrieron algunas prácticas desaconsejadas por la evidencia que eran habituales en los cuidadores principales, como la utilización de termómetro de mercurio y la detección de fiebre mediante el tacto. Estos resultados también son similares en el trabajo de García et al.2

Los neonatos febriles menores de un mes de vida están en riesgo de infección bacteriana, incluyendo meningitis, bacteriemia e infecciones del tracto urinario. Para los recién nacidos que se presentan con fiebre en el departamento de emergencias o ante el profesional, las tasas de infecciones bacterianas severas varían del 4 al 28%. Los criterios disponibles para la identificación de lactantes pequeños febriles con bajo riesgo de sepsis son de limitada confiabilidad cuando se aplican en neonatos. Los síntomas de presentación son a menudo sutiles, y pueden ser cínicamente indistinguibles de los que se producen en condiciones no infecciosas, incluyendo casi todos los signos de distrés neonatal.3

Los griegos creían que la fiebre era un signo beneficioso durante la infección. La confianza en su sabiduría mantuvo este concepto durante casi dos milenos. Un ejemplo de ello es lo escrito por el destacado médico ingles Thomas Sydenham, quien influenciado por Hipocrates dijo: “La fiebre es la maquinaria que la Naturaleza trae al campo para eliminar a su enemigo”4.

La literatura refiere que la fiebre es una de las principales cusas por las que se busca atención médica con más de 5 millones de visitas al servicio de urgencias en los EUA al año. En México, la fiebre es una de las principales causas de consulta pediátrica en el primer nivel de atención, aunque la mayoría tiene una causa evidente, muchos de estos niños tendrán fiebre sin una causa identificable después de realizar la historia clínica y el examen físico, estos niños poseen un mayor riesgo de morbilidad y complicaciones si no se diagnostican y tratan en forma oportuna y adecuada. 5

La fiebre es el problema más común que atienden los médicos quienes evalúan niños de manera ambulatoria. Se calcula que alrededor de 30% de las visitas a consultas externas, y 20%  los departamentos de emergencias son motivados por la fiebre en niños. Se calcula que durante los primeros dos años de vida un niño tiene típicamente de cuatro a seis episodios de enfermedad febril. A diferencia de los niños mayores, la fiebre es manifestada infrecuentemente, o con menor intensidad por los lactantes pequeños; la razón de esto es aún desconocida pero se plantea que pueda estar relacionada a una menor respuesta inmune en estos niños. En lactantes y niños pequeños no se han encontrado diferencias significativas de frecuencia de fiebre en cuanto a sexo y condición económica. 6

La fiebre fue definida por Petersdorf and Beeson en 1961 como:

  • Temperatura mayor de 38.3 grados Celsius en varias ocasiones
  • Duración de la fiebre mayor de tres semanas
  • Fallo para alcanzar el diagnóstico después de una semana de ingreso hospitalario bajo investigación

                En relación con el lugar de medición de la temperatura, se sabe que el valor de esta varía según donde se efectúe. La axila es un lugar accesible, aunque de menor exactitud, excepto en menores de un mes. En general los valores considerados normales en el niño oscilan entre 35.6 y 38.2 grados. La temperatura corporal excede el percentil 99 (- 37.7 grados) puede ser interpretada como fiebre; sin embargo, no existe una definición aceptada universalmente.10

Recientemente, científicos estadounidenses del Beth Israel Deaconess Medical Center de Boston y de la Harvard Medical School, publicaron en Nature Neurocience haber descubierto cómo se produce la fiebre. Explican que se origina por la acción de una hormona en un lugar específico del cerebro, el núcleo preóptico medio, hallazgo con el que responden a una cuestión clave sobre cómo esta función adaptativa ayuda a proteger al organismo, explican además que, durante periodos de inflamación, como cuando el organismo está combatiendo una infección, se producen citocinas, estas proteínas, a su vez, actúan sobre los vasos sanguíneos del cerebro para producir prostaglandina E2. Esta hormona entra en el hipotálamo y causa fiebre, pérdida de apetito, fatiga y una sensación general de malestar. En conjunto, todo ello constituye un mecanismo adaptativo que facilita al organismo su lucha contra la infección, cuando, los investigadores crearon un modelo ratón knockout, en el que el gen que codifica el receptor EP3 podía ser suprimido en una determinada localización del cerebro cada vez; gracias a este procedimiento pudieron comprobar el lugar donde las prostaglandias trabajan para causar la respuesta febril. 11

Causas de la fiebre

Es posible que la fiebre se inicie debido a la producción de pirogénos, endogenos, originados a partir de condiciones que pueden dividirse en varios grupos. Infecciones producidas por bacterias, ricketsias, virus y parásitos, reacciones inmunes incluyendo los defectos en la colágena, anormalidades inmunológicas e inmunodeficiencia adquirida; destrucción de tejidos, como durante traumas, necrosis local, infartos pulmonares, cerebrales y miocárdicos; inflamaciones en localizacionesespecíficas etc. 11

Tratamiento

El tratamiento de altas temperaturas es principalmente sintomático. La mamá debe reducir la temperatura del niño de diferentes maneras, y solo se descubre la razón de tal hipertermia. Los únicos medicamentos que pueden usarse para reducir la temperatura en los niños son ibuprofeno y el paracetamol.

El paracetamol es un medicamento del grupo de analgésicos y antipiréticos, que se ha usado en pediatría desde hace dos meses. El método de uso para niños pequeños, en forma de suspensión, y para más adultos, en forma de tabletas. La dosis del medicamento varía de 10 mililitros por kilogramo de peso corporal a 15 miligramos. Los efectos secundarios pueden ser con el efecto del medicamento en el hígado en forma de lesiones con necrosis de las células. También causar cefalea, náuseas, dolor de estómago, entre otros. Se recomienda no usar en el tratamiento de niños menores de dos meses.

El ibuprofeno es un medicamento que tiene propiedades analgésicas pronunciadas, así como propiedades antiinflamatorias y antipiréticas. Se usa en niños desde los seis meses. El método de aplicación también está en suspensión para los más jóvenes y en las tabletas para las personas mayores. Además de ser antipirético, este medicamento también tiene propiedades en términos de reducción de la intensidad de la cefalea y dolor muscular. La dosis para niños varía de ocho miligramos por kilogramo de peso corporal a 10 miligramos. Los efectos secundarios pueden ser cuando afectan los riñones en niños con problemas del sistema genitourinario. 12

CONCLUSIÓN

La fiebre se define como una temperatura rectal mayor de 38,5 grados c. El recién nacido puede presentar únicamente fiebre y complicar el diagnostico a diferencia de los pacientes pediátricos que presentaron síntomas asociados al ser evaluados por los médicos de urgencias en el turno matutino.

Comentario

La fiebre no se considera una patología como tal, pero es alta la morbilidad y se puede o no asociar a otros síntomas y tiene un rol importante para definir el diagnóstico. Como aportación personal sugiero el uso masificado los termómetros digitales, ya que suelen ser más exactos pues en la unidad todavía se utilizan los de mercurio y pueden dar falsos negativos o falsos positivos.

REFERENCIAS

  1. M. García Puga, F.J. Garrido Torrecillas, D Hernández Morillas, L. Castillo Diiaz, J.L. Santos Perez, J.E. Callejas Pozo, E. Ortega Páez, T. Jimenez Romero, M. Expósito Ruiz Extremera. Análisis del conocimiento y manejo de la fiebre por parte de pediatras y residentes en relación a un proceso asistencial establecido.
  2. María Cristina Pérez Conesa, Inés Sánchez Pina, Saida Ridao Manonellas, AntoniTormo Esparza, Veronica García Hernando y Marta López Fernández. Análisis de los conocimientosy cuidados parietales sobre la fiebre en la infancia. Aten. Primaria 2017 oct.48(8) 484-491.
  3. Nora Hofer, Wilhelm Muller and Bemhard Resch.Neonatos con fiebre y sepsis temprana Análisis de factores de riesgo para sepsis en neonatos con síntomas de temperatura. (2012.) 54,486,490.
  4. Mónica Alonso Ferreiro, Facultadde de Enfermería e Podología. Curso académico 2013 – trabajo de fin de grado. Mi hijo tiene fiebre, ¿cuándo debo preocuparme?
  5. Guía de Practica Clínica, Diagnostico y tratamiento en niños con fiebre sin signos de focalización en niños de 3 meses a 5 años, México, Secretaria de salud. Www. Cenetec.salud.gob.mx/interior/gpc
  6. Manuel Díaz Alvarez, Juan M. Marquez, Ave. 31 y 76, Mariano, Fiebre en el Lactante y niño pequeño, Ciudad Habana Cuba.
  7. Amalia Arce, fiebre en el recién nacido 17 de Noviembre del 2009.
  8. Jesús Romo1, Julián Muñoz2Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición. Granada, España. Protocolo diagnóstico en fiebre de origen desconocido
    para países en vías de desarrollo
  9. Fidel Ramón Romero, Jose Maria Frias; Rev. Fac. Med ( Mex.)la Fiebre. vol. 57 no 4, Ciudad de México jul-Agosto 2014.
  10. Rogelio León López, José Díaz Novás, Barbara Rosa Gallego Machado,Raúl Gómez García. Tratamiento al niño febril en la atención de salud primaria. Rev Cubana Med Gen Integr v 24 n.1 Ciudad de la Habana, ene.­marzo2008
  11. Alpizar L. Caballero, Dra. C. M. Esther E. Medina Herrera .Fisiopatológica de la fiebre Inst. Superior de Medicina de la Habana enero-abril.1999.
  12. Portnow Alexey. LIVSHIZ Viktoria, fiebre alta en un niño sin otros síntomas. 04/2020.https://es.iliveok.com/healt/fiebre-alta-en-un-niño-sin-otros-sintomas.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.