Infección de transmisión vertical por Toxoplasma gondii: seguimiento de los hijos de mujeres con primoinfección en una institución de asistencia médica colectiva; 2010-2015

AUTOR: Fernando Jimenez Guaicha 


CITA:Barrios P, et, al. Infección de transmisión vertical por Toxoplasma gondii: seguimiento de los hijos de mujeres con primoinfección en una institución de asistencia médica colectiva; 2010-2015. Arch Pediatr Urug 20016; 87(S1): S20-S25.


Recuerda registrarte en el diplomado de Cuidados Intensivos Neonatales haciendo click aquí: DIPLOMADO UCIN

En el diplomado de Ventilación mecánica en: DIPLOMADO VENTILACIÓN MECÁNICA

Y en el diplomado de Infectología Pediátrica en: DIPLOMADO EN INFECTOLOGÍA PEDIÁTRICA-2019


RESUMEN

Introducción: La infección de transmisión vertical por Toxoplasma gondii o toxoplasmosis congénita (TC) es producida por la transmisión transplacentaria al feto de dicho protozoario tras la primoinfección materna. Es muy poco frecuente que ocurra durante una parasitemia por reactivación en una embarazada inmunocomprometida. Toxoplasma gondii es un protozoario, parásito intracelular obligado, de distribución universal, del Phylum Apicomplexa. Existen tres tipos de linajes clonales predominantes (tipos I, II y III), de virulencia variable dependiente del genotipo. En Estados Unidos y Sudamérica se han implicado cepas atípicas más virulentas con mayor número de casos de compromiso ocular severo que en otras partes del mundo.

Metodología: Se incluyeron los hijos de mujeres con primoinfección por T.gondii adquirida durante el embarazo, controlados en la Policlínica de Infectología Pediátrica de Médica Uruguaya entre 1 de diciembre de 2010 y 31 de mayo 2015. Para el diagnóstico de infección se determinó IgG e IgM específicas por técnica de inmunocaptura quimioluminiscente (SIEMENS, Inmulite 2000) en el Laboratorio de MUCAM. Se consideraron reactivas concentraciones de IgG 8 UI/ml y de IgM > 0,9 UI/ml. Los casos con IgM reactiva fueron confirmados mediante determinación de IgM por inmunofluorescencia indirecta (IFI, InmunoFluor Toxoplamosis, Biocientífica SA) en el Laboratorio de MUCAM o por test de avidez de IgG en el Laboratorio del Banco de Previsión Social (BPS).

Resultado: se diagnosticó primoinfección en 34 mujeres. La mayoría controló adecuadamente el embarazo y ninguna presentó infección por VIH, sífilis o Chagas. Se confirmó TC en 3 niños nacidos a término, con peso adecuado, hijos de mujeres con primoinfección adquirida en el tercer trimestre y tratadas con espiramicina. Uno presentó coriorretinitis, los otros fueron asintomáticos. En todos la IgM fue negativa, el diagnóstico se confirmó con curva de IgG. Todos recibieron piremetamina, sulfadiazina y ácido folínico sin efectos adversos. A la fecha continúan en tratamiento y seguimiento dos de los tres niños.

Discusión – Conclusión: En el caso de la toxoplasmosis el embarazo representa una oportunidad para brindar información y conocimientos sobre la enfermedad, los mecanismos de trasmisión, sus riesgos y las medidas de prevención y tratamiento oportuno. Resulta trascendente continuar realizando en forma sistemática la serología especifica en esta etapa como screening para conocer si la mujer está o no inmunizada. En aquellas seronegativas es necesario un seguimiento estrecho con reiteración de la serología y la recomendación de las medidas de prevención. Frente a un caso de serología positiva se impone datar la infección mediante el test de avidez de IgG para iniciar tratamiento oportuno y adecuado con seguimiento ecográfico mensual. Los equipos de salud deben estar familiarizados con los estudios de laboratorio a indicar y la interpretación de sus resultados. La captación temprana de la mujer embarazada, la indicación oportuna de medidas de prevención constituyen pilares fundamentales para reducir la TC. El tratamiento oportuno y adecuado puede prevenir las secuelas.

 Comentario 

Evidencia actual sobre el problema del estudio

  • Gómez Toscano V et al (2018).- En México, la presentación de toxoplasmosis congénita es frecuentemente sintomática, no sólo en aquellos pacientes detectados postnatalmente, sino incluso en los recién nacidos de madres tamizadas prenatalmente, lo que se explica por la presencia de infecciones dobles con cepas de alta virulencia, pero también por una atención prenatal inadecuada. Debido a la complejidad y heterogeneidad de la infección congénita, a menudo es necesario combinar varios métodos para un diagnóstico preciso. Se debe enfatizar la importancia de dar tratamiento a todos los casos, sean sintomáticos o no, para evitar o disminuir complicaciones o secuelas.

Principales problemas relacionados al estudio

Existe controversia mundial respecto al costo/ beneficio de un programa de tamiz prenatal y profilaxis, pues no se han realizado ensayos clínicos controlados con placebo, por razones éticas

Análisis final y conclusiones       

Se debe fomentar a las mujeres embarazadas llevar un control adecuado durante el embarazo porque es muy fundamental detectar y llevar un tratamiento para prevenir las complicaciones futuras.

PUEDE DESCARGAR EL ARTICULO AQUÍ: BARRIOS P.

Categorías:Articulos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.