MANEJO DEL DOLOR EN NEONATOLOGIA

AUTORA: Marlene Garcia 


CITA: Dra. Fernández. Et. Al. Manejo del dolor en Neonatología. Sociedad argentina de pediatría. 2019; 117 supl 5: s180-194.


Recuerda registrarte en el diplomado de Cuidados Intensivos Neonatales haciendo click aquí: DIPLOMADO UCIN

En el diplomado de Ventilación mecánica en: DIPLOMADO VENTILACIÓN MECÁNICA

Y en el diplomado de Infectología Pediátrica en: DIPLOMADO EN INFECTOLOGÍA PEDIÁTRICA-2019


RESUMEN

INTRODUCCION: Los recién nacidos (R N) perciben el dolor. Al nacer, sufren el cambio abrupto del ambiente protector intrauterino al mundo exterior y a la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales (UCIN), en caso de ser portadores de alguna enfermedad o ser prematuros. Su supervivencia depende de cuidados altamente especializados que se asocian a un elevado número de procedimientos dolorosos, a situaciones estresantes y a la separación materna durante la internación. Hoy se conoce que el dolor agudo produce cambios adversos a corto plazo y que el dolor reiterado o crónico altera su procesamiento, los sistemas de respuesta ante el estrés y el neurodesarrollo a largo plazo.

METODOS:El dolor neonatal es, muchas veces, poco evaluado e inadecuadamente manejado. La evaluación debe hacerse con herramientas validadas y adecuadas (escalas) que tengan en cuenta la patología, la edad gestacional (EG) y que puedan ser incorporadas al monitoreo continuo del paciente. La Academia Americana de Pediatría (AAP) y la Sociedad de Pediatría Canadiense establecieron, conjuntamente, que cada institución debía contar con un programa de evaluación del dolor de manera rutinaria, disminuir el número de procedimientos dolorosos y prevenir el dolor agudo secundario a los procedimientos invasivos. Algunas escalas se basan en la observación de cambios conductuales, como los movimientos faciales, el llanto y el comportamiento general, y otras incluyen, además, cambios fisiológicos, como la frecuencia cardíaca (FC), la saturación de oxígeno y la presión arterial. En los prematuros, la expresión del dolor está más relacionada con estos cambios fisiológicos que con los conductuales, por lo cual algunas escalas validadas para prematuros dan más peso a la respuesta fisiológica.

RESULTADOS: En el tratamiento del dolor, existen estrategias no farmacológicas y farmacológicas. Cada niño nace con maravillosas capacidades de interacción activa con su entorno y, especialmente, con su madre. En las primeras horas después del parto, el RN tiene un período de alerta en el cual se inicia este contacto estrecho con su madre: el apego, que no es ni más ni menos que la conducta instintiva que tenemos los humanos para formar un vínculo de amor, de protección con nuestra cría. Esa interacción mágica entre el niño y su madre tiene un poderoso efecto tranquilizador sobre el bebé. El contacto de piel a piel es de extraordinaria importancia para el apego, para el reconocimiento mutuo, para el intercambio afectivo emocional y para el éxito de la lactancia. El cambio de entorno, de un útero seguro, tranquilo, sin frío, sin hambre, se produce a uno donde no se siente tan a gusto. Escuchar una voz que conoce, la de su madre, y sentirse abrazado y protegido hará que todo sea mucho más fácil en su nueva vida. Hoy contamos con importantes experiencias que demuestran que el manejo no farmacológico del dolor es posible, al facilitar la realización de procedimientos con menor impacto emocional tanto en el bebé como en sus padres. Finalmente, los profesionales actuantes verán facilitada su tarea, dado que intervenir con un bebé relajado y seguro hace más simple todo procedimiento. Sin dudas, hay intervenciones que requieren una analgesia más profunda o, incluso, anestesia, pero siempre estos procedimientos serán más efectivos si van acompañados del manejo humanizado.

DISCUSION- CONCLUSION:Tratar de limitar el número de intervenciones al mínimo necesario, preservando el nivel de atención ofrecido al paciente, es la primera condición que permite disminuir el dolor relacionado con los procedimientos. El manejo no farmacológico (MNF) permite, además, evitar los indeseables efectos adversos de los medicamentos y ejercer la protección cerebral, sobre todo, en los prematuros. Las estrategias no farmacológicas tienen como objetivo minimizar y aliviar el estrés y el dolor durante procedimientos tales como colocación de vías periféricas, extracciones de sangre, colocación de sondas, aspiración de secreciones, retiro de adhesivos, curaciones de heridas, vacunación, punciones lumbar y vesical, fondo de ojos. Estas estrategias ofrecen estímulos no dolorosos que compiten con los dolorosos y atenúan su percepción.

COMENTARIOS

  • Evidencia actual sobre el problema del estudio.
  • González Fernández; et. Al. (2019). Realizaron un estudio de investigación a alrededor de 20 artículos y todos los consultados reflejaban que el recién nacido es capaz de guardar memoria de las experiencias dolorosas por lo que es necesario valorar el dolor neonatal mediante escalas específicas y tratarlo de forma adecuada a través de técnicas tanto farmacológicas como no farmacológicas según proceda.
  • Narbona López; et.al. (2008).El dolor, como fuente de estrés, sobre todo si se trata de un estímulo más o menos cronificado, puede producir un aumento de la susceptibilidad a infecciones, por la depresión del sistema inmune derivada del mismo.
  • Principales problemas relacionados al estudio.

Los RN están particularmente en riesgo de presentar efectos adversos al estrés, porque su cerebro está en un período de desarrollo rápido, en el cual se realiza la programación de los sistemas de respuesta a este. El dolor asociado a procedimientos induce el estrés oxidativo y las reacciones inflamatorias que pueden detener el desarrollo de células mielinizantes. El dolor puede afectar la cognición y la función motora a través de cambios en la microestructura y la función cerebral. El crecimiento del cerebelo frente a la exposición al dolor en forma temprana está disminuido, lo que afecta las funciones cognitivas y afectivas. El dolor temprano y repetido puede contribuir a alterar la programación del eje hipotálamoadrenohipofisario, lo cual influiría en la conducta relacionada con el estrés por largo tiempo en los prematuros.

  • Análisis final y conclusiones.
  • En una estadía de 3 meses en la UCIN, un RNPT puede ser sometido a alrededor de 300 procedimientos dolorosos.
  • Actualmente podemos confirmar que existen datos suficientes para afirmar que el neonato es capaz de percibir el dolor.
  • En las unidades de atención neonatal el cuidado debe ser holístico. El avance en el cuidado y manejo del recién nacido ha contribuido a un aumento de la supervivencia de neonatos sometidos a procedimientos dolorosos. El tratamiento del dolor que debe ser elegido de forma cuidadosa basándose en una evaluación integral, se ha convertido en una parte esencial de los cuidados del neonato.

  PUEDE DESCARGAR LOS ARCHIVOS EN: FERNANDEZ

Categorías:Articulos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.