RECOMENDACIONES PARA LA PREVENCIÓN, LA DETECCIÓN Y EL MANEJO DE LA HIPERBILIRRUBINEMIA EN LOS RECIÉN NACIDOS CON 35 O MÁS SEMANAS DE EDAD GESTACIONAL

AUTOR: Yasnelic Gomez 


CITA: Sánchez M. et al. Recomendaciones para la prevención, la detección y el manejo de la hiperbilirrubinemia en los recién nacidos con 35 o más semanas de edad gestacional, Anales de Pediatría. 2017. 87(5): 294.e1-294 e8. DOI: 10.1016/j.anpedi.2017.03.006


Recuerda registrarte en el diplomado de Cuidados Intensivos Neonatales haciendo click aquí: DIPLOMADO UCIN

En el diplomado de Ventilación mecánica en: DIPLOMADO VENTILACIÓN MECÁNICA

Y en el diplomado de Infectología Pediátrica en: DIPLOMADO EN INFECTOLOGÍA PEDIÁTRICA-2019


RESUMEN

Introducción: La hiperbilirrubinemia es una situación clínica común y generalmente benignaen el recién nacido (RN) a término y en el prematuro (PT) tardío1. Representa la causa más común de reingreso hospitalario en la primera semana de vida2. El alta precoz de un RN sano, particularmente aquellos con lactancia materna (LM) no totalmente establecida, puede asociarse con un retraso en su diagnóstico3. En determinadas circunstancias (déficit de glucosa-6-fosfato deshidrogenasa [G6PD], sepsis, etc.) una situación de hiperbilirrubinemia grave y aguda puede ocurrir, y producir daño cerebral a pesar de una apropiada intervención. Buena parte del manejo de la ictericia neonatal está basado en niveles de evidencia bajos5,6. En esta revisión se presenta un enfoque para su manejo, según recomendaciones basadas en la evidencia1,7-9

Métodos:Se realizó una búsqueda bibliográfica en la base de datos PubMed (Mesh) de las palabras clave: ictericia, hiperbilirrubinemia, recién nacido, prematuro tardío, guías. Para graduar la calidad de la evidencia se ha seguido la clasificación adoptada por el Center of Evidence-Based Medicine (http://www.cebm.net) (tabla 1) y la fuerza de la recomendación se realiza con base en las recomendaciones de la Canadian Task Force on Preventive Health Care10 (tabla 2).

Resultados:Los niños amamantados tienen mayor riesgo de desarrollar hiperbilirrubinemia que los alimentados con fórmula artificial. Sin embargo, los riesgos conocidos de desarrollar una encefalopatía aguda por bilirrubina son muy pequeños cuando se sopesan con los beneficios de la LM. El primer abordaje para mitigar la hiperbilirrubinemia asociada a la LM es asegurar que esta se realice satisfactoriamente. Un aporte calórico pobre y/o deshidratación asociada a una lactancia inadecuada puede contribuir al desarrollo de hiperbilirrubinemia por aumento de la circulación enterohepática de bilirrubina11,12.

 Discusión conclusión: La identificación de los niños en riesgo de desarrollar hiperbilirrubinemia significativa y la prevención de encefalopatía bilirrubínica continúan siendo prioridades en la salud pública. Mediante la combinación de la EG con el nivel de bilirrubina hora-específico pre-alta se puede, con considerable confianza, cuantificar el riesgo de hiperbilirrubinemia grave en la mayoría de los niños. Realizando un seguimiento apropiado, la mayoría de los casos de kernicterus pueden ser prevenidos.

Comentarios

Evidencia actual sobre el tema del estudio: Jonguitud A. et al. Encontraron en su estudio de un año que la triada de fiebre, deshidratación hipernatremica e ictericia predominaron en los reingresos y que el pico de pérdida de peso y elevación de los niveles de sodio ocurren después de las 48 horas de vida lo que coincide con el estudio y el de Manganaro et al. quienes también tomaron en cuenta la ictericia como motivo de reingreso.

Campo A. et al. en un estudio realizado encontraron que una de las principales causas de ictericia es la alimentación exclusiva al seno materno, predominando como factores de riesgo el peso bajo al nacer, prematuridad y edad gestacional menor a 38 SDG como agravantes de la hipoerbilirrubinemia por lo que concuerda con los resultados del estudio.

Análisis final y conclusión: mi experiencia en el área de neonatología es poca pero he logrado identificar la triada de fiebre, deshidratación hipernatremica e ictericia  en la mayoría de los pacientes ingresados por hiperbilirrubinemia y como se menciona en el estudio la mayoría de ellos ha sido por alimentación exclusiva al seno materno además de observar la presencia de malformaciones en el pezón, mala técnica de lactancia materna, producción de leche materna disminuida y congestión mamaria lo que me lleva a coincidir con el estudio de Joguitud A. et al. en que la disminución del tiempo de hospitalización para observación del binomio después del parto aumenta la posibilidad de hiperbilirrubinemia  en el recién nacido pues el tiempo de capacitación es corto y en ocasiones no  se valoran las mamas de la madre y por ende no es posible evitar la hiperbilirrubnemia pues aunado a lo anterior las madres son primigestas y no detectan fácilmente signos de alarma por lo que se agravan las hiperbilirrubinemia hasta llegar a casos de kernicterus, lo que se puede evitar con capacitación sobre lactancia materna y/o alimentación con formula.

     PUEDE DESCARGAR LOS ARCHIVOS EN: SANCHEZ R.

Categorías:Articulos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.