Terapia nasal de alto flujo para bebés recién nacidos en guarderías especiales

CITA: Brett J. Manley PD, Gaston R.B. Arnolda PD, Ian M.R. Wright MB, B.S.,, Louise S. Owen MD, Jann P. Foster PD, Li Huang PD, et al. Nasal High-Flow Therapy for Newborn Infants in Special Care Nurseries. New England Journal of Medicine, 380(21), 2031–2040 doi:101056/nejmoa1812077 2019;380(-):2031.


Recuerda registrarte en el diplomado de Cuidados Intensivos Neonatales haciendo click aquí: DIPLOMADO UCIN

O en el diplomado de Ventilación mecánica en: DIPLOMADO VENTILACIÓN MECÁNICA


RESUMEN

ANTECEDENTES

El tratamiento nasal de alto flujo es una alternativa a la presión positiva continua de las vías respiratorias (PPCVR) como medio de apoyo respiratorio para los recién nacidos. Se desconoce la eficacia del tratamiento de alto flujo en los viveros de cuidados especiales no terciarios.

MÉTODOS

Realizamos un ensayo multicéntrico, aleatorizado y sin prioridad que incluía a los recién nacidos bebés (<24 horas de edad; edad gestacional, ≥31 semanas) en guarderías de cuidados especiales en Australia. Recién nacidos con dificultad respiratoria y un peso al nacer de al menos 1200 g se asignaron al tratamiento con terapia de alto flujo o con PPCVR. El La medida de resultado primaria fue el fracaso del tratamiento dentro de las 72 horas posteriores a la asignación al azar. Los bebés en los que el tratamiento de alto flujo fracasó podían recibir PPCVR. La no inferioridad fue determinado calculando la diferencia absoluta en el riesgo de la medida de resultado primaria, con un margen de no inferioridad de 10 puntos porcentuales.

RESULTADOS

Un total de 754 bebés (edad gestacional media, 36.9 semanas y peso promedio al nacer, 2909 g) se incluyeron en el análisis primario por intención de tratar. Fallo del tratamiento en 78 de 381 lactantes (20,5%) en el grupo de flujo alto y en 38 de 373 en el grupo de flujo alto. lactantes (10,2%) en el grupo de PPCVR (diferencia de riesgo, 10,3 puntos porcentuales; 95%) intervalo de confianza[IC], 5,2 a 15,4). En un análisis secundario por protocolo, el fracaso del tratamiento ocurrió en 49 de 339 lactantes (14,5%) del grupo de flujo alto y en 27 de 338 lactantes (8,0%) en el grupo de PPCVR (diferencia de riesgo, 6,5 puntos porcentuales; IC del 95%: 1,7 a 11,2). Las incidencias de la ventilación mecánica, la transferencia a una unidad terciaria de cuidados intensivos neonatales y los eventos adversos no difirieron significativamente. entre los grupos.

CONCLUSIONES

No se demostró que el tratamiento nasal de alto flujo no fuera inferior a la PPCVR y dio lugar a una incidencia significativamente mayor de fracaso del tratamiento que la PPCVR cuando se utilizó en las salas de cuidados especiales no terciarios como apoyo respiratorio temprano para los recién nacidos con problemas respiratorios.

Puede descargar el artículo completo en:MANLEY 2019

Categorías:Articulos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.