[PEDIATRICS]El ciclo de participación de los servicios de protección infantil: un estudio de cohortes de madres adolescentes

  • OBJETIVOS: Determinar si las madres adolescentes que estaban bajo el cuidado de los servicios de protección infantil (CPS) cuando dieron a luz a su primer hijo tienen más probabilidades de que ese niño sea atendido por CPS antes del segundo cumpleaños del niño que las madres adolescentes que no estaban en el cuidado de CPS.
  • MÉTODOS: Se usaron datos administrativos enlazables para crear una cohorte poblacional de madres adolescentes cuyo primer hijo nació en Manitoba, Canadá, entre el 1 de abril de 1998 y el 31 de marzo de 2013 (n = 5942). Las odds ratios ajustadas (aOR) de tener a su primer hijo en cuidado antes de su segundo cumpleaños se compararon entre las madres que estaban bajo cuidado (n = 576) y las madres que no estaban bajo cuidado (n = 5366) en el nacimiento de su hijo utilizando modelos de regresión logística.
  • RESULTADOS: Las madres adolescentes que estaban bajo cuidado tenían mayores probabilidades de que su hijo fuera atendido antes del segundo cumpleaños del niño (aOR = 7.53, intervalo de confianza [IC] del 95% = 6.19-9.14). Específicamente, sus hijos tenían mayores probabilidades de ser atendidos en su primera semana de vida (aOR = 11.64, IC 95% = 8.83-15.34), entre 1 semana y su primer cumpleaños (aOR = 3.63, IC 95% = 2.79- 4.71), y entre su primer y segundo cumpleaños (aOR = 2.21, IC 95% = 1.53-3.19).
  • CONCLUSIONES: Los hallazgos apoyan un ciclo intergeneracional de participación con CPS. Se requieren más y mejores servicios para madres adolescentes que dan a luz mientras cuidan de CPS.

4f9f06c4b937958540000000_21_12-1336334443.jpg

DESCARGAR PUBLICACION

[UPTODATE]Impacto de la inmunización infantil universal con las vacunas conjugadas neumocócicas (Streptococcus pneumoniae) en los Estados Unidos

RESUMEN

  • La incidencia de la enfermedad neumocócica invasiva (DPI) en los Estados Unidos ha disminuido drásticamente desde que la vacuna antineumocócica conjugada se agregó al programa de inmunización infantil de rutina (figura 1). El mayor descenso se ha observado en la bacteriemia neumocócica sin un enfoque.
  • La gran disminución en los casos de DPI causada por los serotipos de la vacuna PCV7 (tabla 1) estuvo acompañada de un pequeño aumento en el número de casos de DPI causada por serotipos no vacunales (por ejemplo, serotipos de reemplazo) (figura 1). La mayoría de los serotipos de reemplazo están incluidos en PCV13, que ha reemplazado PCV7 en los Estados Unidos.
  • El uso generalizado de PCV7 se asoció con un aumento en la proporción de casos de DPI asociados con neumonía y / o empiema.
  • Entre los niños que recibieron la vacuna 7 valente, el serotipo 19A fue una causa importante de DPI por serotipos de reemplazo. El serotipo 19A está incluido en la vacuna antineumocócica conjugada de 13 valentes introducida en 2010. Sin embargo, sigue siendo una causa importante de DPI.
  • La inmunización universal infantil no parece haber afectado la tasa general de porte de neumococo en la nasofaringe. Sin embargo, la inmunización universal ha reducido el transporte de serotipos de vacunas y ha aumentado el transporte de serotipos no vacunales y Staphylococcus aureus. Las implicaciones clínicas de estos cambios en la colonización nasofaríngea aún no se han determinado. La inmunización universal de los lactantes se ha asociado con una disminución en la tasa de IPD no sensible a la penicilina y múltiple sin sensibilidad a los antibióticos (figura 3)
  • Los datos sobre los efectos de la inmunización universal infantil sobre los patrones de resistencia a los antibióticos de los aislados de la nasofaringe son inconsistentes. La resistencia puede aumentar a través de la expansión de clones de serotipos no vacunales resistentes a los antibióticos.

vacunas-a-tu-salud.jpg

DESCARGAR PUBLICACION

[UPTODATE]Vacuna contra el virus del papiloma humano

RESUMEN Y RECOMENDACIONES

  • Se han desarrollado clínicamente tres vacunas contra el virus del papiloma humano (VPH), aunque no todas están disponibles en todos los lugares:
  1. La vacuna tetravalente (Gardasil) se dirige a los tipos de VPH 6, 11, 16 y 18.
  2. La vacuna 9 valente (Gardasil 9) se dirige a los tipos de VPH 6, 11, 16, 18, 31, 33, 45, 52 y 58.
  3. La vacuna bivalente (Cervarix) se dirige a los tipos de VPH 16 y 18.
  • En los Estados Unidos, solo la vacuna de 9 valentes estuvo disponible desde finales de 2016.
  • La vacunación con vacuna de VPH 9valente, cuadrivalente o bivalente proporciona un beneficio directo a los receptores femeninos y masculinos protegiendo de forma segura contra los cánceres que pueden ser el resultado de la infección persistente por VPH de alto riesgo. Los tipos de VPH 16 y 18 causan aproximadamente el 70 por ciento de todos los cánceres de cuello uterino en todo el mundo y casi el 90 por ciento de los cánceres anales, así como una proporción significativa de cáncer de orofaringe, cáncer vulvar y vaginal y cáncer de pene. La vacuna cuadrivalente y la vacuna de 9 valentes también protegen contra las verrugas anogenitales, el 90 por ciento de las cuales son causadas por los tipos de VPH 6 y 11. Aunque la carga de la enfermedad asociada al VPH es menor en los hombres que en las mujeres. el beneficio indirecto para los hombres de la vacunación de las mujeres es incompleto y la vacunación de los varones proporciona beneficios poblacionales adicionales a partir de la inmunidad colectiva.
  • De acuerdo con el Comité Asesor sobre Prácticas de Inmunización (ACIP) en los Estados Unidos, recomendamos la vacunación de rutina contra el VPH  para las mujeres y los hombres. Los rangos de edad recomendados para la administración son los siguientes:
  1. Para las mujeres: la inmunización de rutina debe ofrecerse a los 11 a 12 años de edad, pero se puede administrar a partir de los 9 años. La vacunación de puesta al día debe ofrecerse a las mujeres de 13 a 26 años que no hayan sido vacunadas previamente.
  2. Para hombres: la inmunización de rutina debe ofrecerse a los 11 a 12 años de edad, pero se puede administrar a partir de los 9 años. La vacunación de puesta al día debe ofrecerse a los hombres entre las edades de 13 a 21 que no hayan sido vacunados previamente. Para los hombres que tienen sexo con hombres (HSH) y hombres inmunodeprimidos, se debe ofrecer la vacunación de actualización hasta los 26 años.
  • Dentro del rango de edad recomendado, el momento óptimo para la inmunización contra el VPH es antes del debut sexual de una persona. La vacuna contra el VPH también es razonable para las personas mayores que tienen un riesgo bajo de exposición previa al VPH (p. Ej., Sin experiencia sexual previa o con cierta monogamia sexual de por vida) pero que están en riesgo de exposición futura.
  • Si el costo y la disponibilidad no son problemas, recomendamos la vacuna contra el VPH de 9 valores en lugar de otras vacunas contra el VPH. Para las personas que comienzan cualquier serie de vacunas contra el VPH cuando son menores de 15 años, le sugerimos que administre una serie de vacunas de dos en lugar de tres. En tales pacientes, las dos dosis se administran con al menos seis meses de diferencia. Para las personas que comienzan cualquier serie de vacunas contra el VPH a partir de los 15 años, la vacuna contra el VPH se administra en tres dosis a 0, a los 1 o 2 meses ya los 6 meses. Los pacientes inmunocomprometidos también deberían recibir una serie de tres dosis.
  • La vacunación contra el VPH durante el embarazo generalmente se evita debido a la información limitada sobre la seguridad; sin embargo, los datos del uso inadvertido en este contexto están cada vez más disponibles y son más tranquilizadores.
  • Se han informado excelentes respuestas de anticuerpos después de la inmunización con las vacunas 9valente, cuadrivalente y bivalente, con tasas de seroconversión de 93 a 100 por ciento en las mujeres y de 99 a 100 por ciento en los hombres. Los títulos elicitados son generalmente más altos en los individuos más jóvenes que en los mayores.
  • Ensayos multicéntricos, doble ciego, controlados con placebo han demostrado la eficacia de vacunas de VPH cuadrivalentes, 9 valentes y bivalentes contra la infección por VPH cervical incidente y persistente debido a los tipos de vacunas y el desarrollo de neoplasia intraepitelial cervical. Las vacunas de VPH cuadrivalente y 9-valentes también han demostrado una alta eficacia contra la neoplasia intraepitelial vulvar y vaginal asociada al tipo de vacuna. Han demostrado eficacia contra las verrugas genitales asociadas con el VPH 6 y el VPH 11. También se ha demostrado en ensayos la reducción de la neoplasia intraepitelial anal en HSH, la infección anal por VPH en mujeres y la infección oral por VPH en mujeres.
  • Los datos de ambos ensayos de registro y los sistemas de vigilancia de seguridad posteriores a la licencia demuestran que la vacuna es segura y bien tolerada, aparte de las reacciones leves en el sitio de inyección. Los eventos sincopales posvacunación han surgido como un potencial efecto  adverso grave, aunque no parece ser exclusivo de la vacunación contra el VPH.
  • Los médicos deben saber que la inmunización contra el VPH no es efectiva para eliminar la infección por VPH, las verrugas genitales o la neoplasia intraepitelial anogenital que ya está presente. El estado de vacunación contra el VPH no afecta las recomendaciones de detección del cáncer de cuello uterino.

images-6.jpeg

DESCARGAR PUBLICACION

[JPEDS]Exposición a la radiación en imágenes de sospecha de abuso infantil: beneficios versus riesgos

  • Artículos recientes sobre el abuso infantil en esta revista discutieron el valor de ordenar una encuesta esquelética en niños de 24-36 meses y la necesidad de una tomografía computarizada. phy (CT) de la cabeza en niños menores de 2 años con una sola fractura aislada de hueso largo no metafisial1-3. Los beneficios de estos y otros estudios de imagen no se limitan al número de pruebas positivas. Los resultados negativos pueden ser extremadamente importantes. Sin embargo, tanto la radiografía como la TC usan radiación ionizante (rayos X). La determinación de los riesgos de exposición a la radiación de las imágenes médicas no es directa. Las dosis de radiación varían considerablemente según la modalidad, el tipo de estudio, el número de imágenes y las técnicas utilizadas. Comprender la capacidad de un examen por imágenes (es decir, TC frente a la resonancia magnética [RM]) para identificar con precisión la patología es crucial en la selección de la prueba.
  • Principios básicos:
    1. Las pruebas de imagen deben ordenarse en base a la historia y el examen físico y un diagnóstico diferencial bien pensado.
    2. Las guías de imágenes clínicas sirven de base para comenzar. Las pautas generalmente comienzan con la prueba menos invasiva que tiene una alta sensibilidad y especificidad razonable. Las imágenes de seguimiento (pruebas de resolución de problemas) deben ordenarse de acuerdo con las preguntas clínicas y de imagen no respondidas del paciente.
    3. Los riesgos para cualquier prueba de imagen incluyen (si corresponde) los efectos de la radiación ionizante y las complicaciones de la sedación o anestesia general4. Es importante tener en cuenta los riesgos de no realizar la prueba y perder un diagnóstico.
    4. Los niños son más sensibles a los efectos de la exposición a la radiación.5,6 Por lo tanto, la dosis mínima de radiación razonablemente alcanzable (ALARA), mientras se obtienen las imágenes de diagnóstico, debe ser respetada por el médico solicitante en la selección de la prueba y por el generador de imágenes a través del diseño del protocolo y en la supervisión del personal técnico en la realización del examen.
    5. Todas las instalaciones de imágenes no son lo mismo.7,8 Los centros pediátricos utilizan protocolos estándar que han sido determinados por las pautas nacionales y la preocupación por la radiación.9 Imágenes en centros centrados en la pediatría con
    el acceso a la consulta de subespecialidades sobre qué imágenes adquirir en cualquier caso no rutinario aumenta en gran medida el cuidado apropiado de los niños.
    6. “Image Gently” (www.imagegently.org) es una fuente de información sobre la conciencia de la radiación ionizante para padres y profesionales de la salud. La Alianza para la Seguridad Radiológica en Imágenes Pediátricas se formó en 2007 y consta de 84 sociedades médicas líderes, agencias y grupos reguladores. Esta alianza creó “Image Gently” para “impactar el cuidado del paciente y cambiar la práctica a través de una campaña educativa y de concientización” .10 Los medios para lograr imágenes de diagnóstico a una dosis de radiación administrada de manera adecuada son un concepto centinela de la campaña. Este enfoque, junto con el énfasis en las indicaciones médicas adecuadas para realizar un examen de imágenes (que cumpla con los criterios de idoneidad), forman las piedras angulares de la selección inteligente de pruebas.

fig1.jpg

DESCARGAR PUBLICACION

[JAMA PEDIATRICS]Proteger a los bebés de las muertes relacionadas con el sueño Una llamada de atención

  • Descripción: ¿Por qué no se han realizado progresos sustanciales para prevenir las muertes infantiles relacionadas con el sueño? Aproximadamente 3700 infantes (de 􏰀1 año de edad) han muerto cada año en los últimos 15 años, la mayoría de los cuales murió antes de los 6 meses de edad. No se ha producido un avance reciente para este problema de salud pública, que mata a un número sorprendentemente grande de bebés más vulnerables, por lo general sanos de la sociedad. Después de la recomendación de la Academia Americana de Pediatría de 1992 con respecto a la posición de sueño y la campaña de Regreso al Sueño de los Institutos Nacionales de la Salud, la mortalidad infantil disminuyó significativamente; sin embargo, desde finales de la década de 1990, la disminución de las muertes infantiles relacionadas con el sueño se ha estabilizado. En 2015, hubo 3684 muertes repentinas inesperadas de lactantes (SUID), un total que esencialmente no se modificó con respecto a los 3716 SUID en 1999. En comparación, las muertes infantiles debidas a choques automovilísticos disminuyeron drásticamente en este mismo período. Con la reciente disminución de muertes por accidentes, los SUID ahora cobran tantas vidas como todas las muertes por accidentes en bebés, niños y adolescentes combinados (menores de 20 años) (Figura). ¿Cómo podemos comenzar a obtener ganancias reales y prevenir estas muertes trágicas?
  • Percepción errónea pública: la mayoría de los SUID no se denuncian en las noticias. Sin tales informes, la percepción pública no está informada por la realidad, y el verdadero riesgo de SUID se subestima, lo que limita el interés de los padres en seguir la guía de prevención. Quizás los medios informativos eligen no informar estas muertes por sensibilidad a las familias afligidas, pero esta falta de información sugiere a los padres que los SUID son raros. En comparación, las muertes de adolescentes de accidentes se informan comúnmente en las noticias. Los padres temen los primeros años de conducción de su adolescente, durante los cuales el riesgo de accidentes fatales es alto. Este temor que mantiene a los padres de los adolescentes despiertos en la noche contrasta con la comodidad relativa de los padres que traen a un bebé a su cama con la esperanza de dormir un poco. Esta práctica se produce a pesar de las estadísticas que muestran que, en un año determinado, el SUID es 9 veces más probable que la muerte por accidente automovilístico de un conductor de 18 años. (De acuerdo con el Centro Nacional de Estadística y Análisis, 3684 bebés murieron repentina e inesperadamente en 2015, mientras que 404 conductores de 18 años murieron en accidentes ese mismo año [https://crashstats.nhtsa.dot.gov/Api] / Public / ViewPublication / 812363].) De acuerdo con la teoría del comportamiento planificado, los individuos deben percibir el riesgo de un comportamiento que se motive a cambiar.1 El compartir la cama aumenta el riesgo de SUID, sin embargo, es comúnmente practicado por los padres. de todos los grupos raciales / étnicos, incluso cuando esos padres saben que están siendo grabados en video por la noche como parte de un estudio2. A pesar de los excelentes y antiguos esfuerzos de la Academia Estadounidense de Pediatría3, los Institutos Nacionales de La campaña Salud (Safe to Sleep), y otras, recién estamos empezando a aprender lo que podría funcionar para Promover activamente el sueño seguro.

Como-prevenir-la-muerte-subita_reference.jpg

DESCARGAR PUBLICACION

[EVIDENCIAS EN PEDIATRIA]La edad óptima para vacunar con la vacuna conjugada antimeningocócica ACWY es entre los 12 y los 15 años

  • Objetivo: valorar cuál es la edad óptima para vacunar con la vacuna antimeningocócica cuadrivalente conjugada ACWY con toxoide tetánico (MenACWY).
  • Diseño: este estudio es parte de un ensayo clínico contro- lado, aleatorizado, abierto, de fase IV, de un año de seguimien- to, cuyo objetivo era comparar la inmunogenicidad de la va- cuna monovalente conjugada contra el meningococo C y MenACWY.
  • Población de estudio: se incluyeron niños sanos de 10, 12 y 15 años (n = 83, 82 y 81 respectivamente) vacunados con la vacuna del meningococo C entre los 14 meses y los 3 años.
  • Criterios de exclusión: enfermedad aguda grave o fiebre, antibióticos en los 14 días previos, enfermedad crónica o me- dicación que pudiese interferir, alergia a algún componente de la vacuna, historia de enfermedad meningocócica invasiva (EMI), vacunaciones antimeningocócicas múltiples, vacunas en el mes previo, embarazo. El protocolo de estudio consistía en administrar la vacuna MenACWY y extraer sangre para análisis antes de la vacuna- ción (T0), un mes (T1) y un año (T2) después. No cumplieron el protocolo (no se vacunaron con Me- nACWY) cuatro niños de 10 años, tres de 12 y tres de 15 años y no cumplieron el programa de extracciones para aná- lisis seis, dos y tres niños respectivamente. En ningún caso las pérdidas llegaron al 10% de los niños incluidos.
  • Medición del resultado: se midieron las medias geométri- cas de títulos (GMT) bactericidas (≥ 1/8) y el título funcional ≥ 128. Se midió la IgG específica para MenA, MenW y MenY, así como las IgG1 e IgG2 específicas de MenW y MenY. Se describen los métodos de laboratorio. El análisis estadístico univariante intragrupo consistió en una regresión lineal ajus- tada a los valores basales, con corrección de comparaciones múltiples según prueba de Bonferroni y pruebas de χ2 para comparaciones de proporciones. No se realizó estadística multivariante.
  • Resultados principales: la prueba de anticuerpos bacteri- cidas (rSBA) basal (T0) fue ≥ 8 para todas las edades en el 19,1, 15,1 y 32% de los niños para MenA, MenW y MenY. Solo hubo diferencias por edad para MenA con SBA superiores a los 12 años. En la muestra del mes (T1) todos los títulos au- mentaron mucho para todas las edades (más altos para los niños de 15 años para MenW y MenY). Al año (T2) todos habían descendido, pero eran significativamente superiores a los basales. Los de 10 años tenían títulos más bajos para MenW que los de 12 y 15 años (p < 0,029 y p < 0,006 res- pectivamente).Al año el 95,1% de los participantes mantenía títulos ≥ 8 frente a los tres serogrupos, el 2,2% frente a dos serogrupos y el 2,7% frente a un serogrupo. En cuanto a las IgG específicas,eran similares enT0,pero enT1, aunque aumentaron en los tres grupos de edad, fueron mayo- res a los 15 años para los tres meningococos. Al año habían descendido, pero eran superiores a las cifras basales, mante- niéndose significativamente más altas para los de 15 años.En cuanto a las subclases de IgG, las tendencias fueron muy similares a las de la IgG.
  • Conclusión: la vacuna MenACWY induce una respuesta in- mune robusta hasta un año después de la vacunación. La res- puesta fue menor en los niños de 10 años. Para asegurar que se consiga tanto una protección individual como de rebaño, se recomienda la vacunación a la edad de 12 años para combatir el rápido aumento de la enfermedad por meningococo W.
  • Conflicto de intereses: uno de los autores declara haber recibido becas de GSK y Pfizer, los demás autores informan que no tienen conflictos de intereses.
  • Fuente de financiación: Ministerio Holandés de Salud y beca de GSK, quienes no participaron en el diseño, recogida de datos ni análisis, tampoco en la decisión de publicar ni en la preparación del manuscrito.

images-5.jpeg

DESCARGAR PUBLICACION

[UPTODATE]Descripción general de las causas comunes de soplos cardíacos en bebés y niños

RESUMEN

  • Los soplos cardíacos son comunes en bebés y niños, pero solo una minoría de los pacientes con soplos tienen enfermedad cardíaca. La asociación de los soplos con la enfermedad cardíaca es más alta en los bebés y disminuye con la edad durante la infancia y la adolescencia. Ser capaz de distinguir un soplo asociado con una enfermedad cardíaca de una etiología benigna es importante para el diagnóstico y el tratamiento (tabla 1).
  • Las causas comunes de los soplos varían según la edad. Los soplos presentes en las primeras seis horas de vida generalmente están asociados con la patología valvular. Los soplos detectados después de las seis horas de vida también pueden deberse a una patología valvular o pueden representar lesiones en derivación que aparecen a medida que disminuye la resistencia vascular pulmonar. Las causas específicas de los soplos en recién nacidos y bebés incluyen:
  1. Ductus arterioso permeable
  2. Regurgitación tricúspide
  3. Defectos septales ventriculares
  4. Estenosis pulmonar periférica
  5. Estenosis aórtica
  6. Coartación de la aorta

    Otras lesiones congénitas del corazón

    Los soplos detectados después de la infancia suelen representar soplos inocentes,

    pero también pueden producirse por estenosis de la válvula semilunar, regurgitación

[UPTODATE]Fracturas de mandíbula en niños

RESUMEN Y RECOMENDACIONES

  • Las fracturas de mandíbula ocurren con mayor frecuencia en adolescentes mayores. Las fracturas condilares son más frecuentes en niños menores de 10 años (figura 1).
  • Los traumatismos en la cabeza, la cara, el cuello y las vías respiratorias son lesiones importantes asociadas con las fracturas de mandíbula en los niños.
  • Los hallazgos clínicos de fracturas de mandíbula incluyen maloclusión, dolor en la articulación temporomandibular, equimosis del piso de la boca, dificultad y dolor para abrir o cerrar la boca e incapacidad para sostener un depresor de lengua entre los dientes. Las laceraciones de la barbilla también están presentes con frecuencia.
  • Las fracturas de mandíbula se detectan mejor mediante películas planas panorámicas (Panorex) de la mandíbula. Si no se pueden realizar películas planas panorámicas, las películas planas, incluidas las vistas de proyección de Towne, lateral oblicua e intraoral, son el mejor método de imágenes alternativas.
  • En los niños, los huesos faciales deben estabilizarse dentro de los cinco días de la lesión. El tratamiento de las fracturas mandibulares varía según el sitio de la fractura y la edad del niñoLa mayoría de las fracturas pediátricas de la mandíbula se pueden tratar adecuadamente con reducción cerrada y fijación intermaxilar por un cirujano maxilofacial si la dentición lo permite. La inmovilización generalmente se mantiene por no más de tres a cuatro semanas.

 

Los niños con fracturas condilares unilaterales y sin maloclusión se tratan inicialmente con analgesia y una dieta líquida a blanda con seguimiento en una a dos semanas con un cirujano oromaxilofacial.

Las fracturas condilares bilaterales generalmente se tratan con férulas especiales.

Las fracturas no desplazadas e incompletas de la sínfisis, el cuerpo o el ángulo sin maloclusión suelen tratarse con una dieta blanda y analgesia durante dos semanas.

Las fracturas desplazadas de la sínfisis, el cuerpo o el ángulo generalmente requieren una reducción abierta y una fijación interna.

[UPTODATE]Violencia televisiva y mediática

RESUMEN

  • Los niños ≥8 años y los adolescentes en los Estados Unidos pasan un promedio de seis horas al día viendo televisión, jugando videojuegos o usando computadoras. La televisión infantil (especialmente las caricaturas), las películas, los videos musicales y los videojuegos son fuentes potenciales de contenido violento.
  • El efecto de ver la violencia depende de la cantidad, el contexto en el que se ve y el mensaje social que acompaña a la presentación. La violencia televisiva difiere de la violencia real en formas que afectan su impacto en los niños y adolescentes. La violencia en los medios a menudo se percibe como socialmente aceptable y sin consecuencias.
  • A pesar de sus limitaciones, múltiples estudios han demostrado que la visión de la televisión infantil se asocia con un mayor riesgo de violencia posterior al demostrar una relación temporal; consistencia, fuerza y especificidad de la asociación; y una explicación coherente para la asociación.
  • Las cualidades individuales del espectador interactúan con la violencia que se retrata para producir un resultado particular en el comportamiento. Algunos individuos se ven fuertemente afectados por ciertos elementos del programa, mientras que otros elementos no tienen ningún efecto. El efecto en los individuos está influenciado por variables temperamentales y ambientales.
  • Los efectos adversos de una mayor exposición a la violencia en los medios pueden incluir.
  1. Aumento del miedo a convertirse en víctima, con el consiguiente aumento de la conducta de autoprotección
  2. Mayor insensibilidad y desensibilización hacia la violencia real (efecto espectador)
  3. Mayor tendencia a comportarse violentamente con los demás (efecto agresor)
  4. Un ciclo en el que los niños agresivos que miran la violencia televisiva se identifican con personajes violentos, actúan como esos personajes y buscan una programación cada vez más violenta.
  5. Los proveedores de atención pediátrica pueden abordar el problema de la violencia en los medios y el comportamiento violento asociado en tres niveles: la familia, la comunidad y la escuela, y los enfoques legislativos y normativos.

DESCARGAR PUBLICACION

[ANALES DE PEDIATRIA]Influencia de los cambios demográficos en la frecuentación de urgencias hospitalarias: 13 años de experiencia

  • Objetivo: Este estudio evalúa la influencia del crecimiento de la población en la utilización del Servicio de Urgencias Pediátricas de un hospital universitario de Cantabria (Espan ̃a) entre enero de 2001 y diciembre de 2013.
  • Material y métodos: Se realizó un estudio retrospectivo de todas las urgencias ocurridas durante 13 años. Se emplean modelos de regresión lineal simple y polinómica para analizar la relación entre la población y la frecuentación en 2 grupos de edad (0-2 y 3-14 an ̃os).
  • Resultados: De 2001 a 2013, las urgencias aumentaron un 14,1% y la población pediátrica un 26,3%. Las tasas de presentación por persona fueron mayores en los menores de 3 an ̃os, 1,48 (IC 95% 1,40 a 1,56) frente a 0,46 (IC 95% 0,44 a 0,48) (p < 0,01). El modelo de regresión lineal simple muestra que el crecimiento de la población produce un aumento continuo de las urgencias en los menores de 3 an ̃os (R2 = 0,50, F[1, 11] = 11,2, p < 0,05). En pacientes de 3 a 14 an ̃os la frecuentación se ajusta a un modelo de regresión cuadrática (R2 = 0,48, F[2, 10] = 4.6, p < 05) y el incremento de la población aumenta las urgencias hasta alcanzar un punto de inflexión a partir del cual disminuyen.
  • Conclusiones: El grupo de edad de 0 a 2 an ̃os presentó un aumento constante en las urgen- cias relacionado con el crecimiento de la población, mientras que el grupo de 3 a 14 an ̃os experimentó una «saturación de la demanda» y una reducción de las visitas.

1-s2.0-S1695403317302874-gr3.jpg

DESCARGAR PUBLICACION