Caso clínico: Lupus cutáneo neonatal

Original de: García Pérez C, Sánchez Moya M, Caballero Gil JA. Le­sio­nes anu­la­res en lac­tan­te de dos me­ses tras una va­cu­na. Continuum 2016. [en línea] [consultado el 24.08.2016]. Disponible en http://continuum.aeped.es

El lupus eritematoso neonatal (LEN) se produce por el paso transplacentario de autoanticuerpos maternos (del tipo IgG: anti-Ro, anti-La y anti-U1RNP); sin embargo, solo el 12% de los lactantes con autoanticuerpos maternos positivos desarrollará la enfermedad. Los autoanticuerpos anti-Ro están presente en casi el 95% de los pacientes. Las madres de pacientes con LEN pueden haber desarrollado previamente trastornos autoinmunes diferenciados como: lupus eritematoso sistémico (LES), síndrome de Sjögren, artritis reumatoide, o indiferenciadas. Afecta a los niños de edades comprendidas entre 0 y 6 meses. Las manifestaciones clínicas más comunes son dermatológicas, cardiacas y hepáticas. A nivel cardiaco, la incidencia de bloqueo cardiaco congénito en recién nacidos con esta enfermedad es del 15-30% (nuestro paciente no tenía asociada tal anomalía electrocardiográfica). Tanto la manifestación cardiaca como la cutánea son más prevalente en niñas que en niños (relación de 2:1 y 3:1). Las lesiones cutáneas se pueden dividir en papuloescamosas y anulares. Las lesiones anulares se inician como máculas eritematosas, que se extienden centrífugamente; a veces forman placas anulares que asocian una fina escama. Pueden afectar a cualquier parte de la superficie cutánea, pero con más frecuencia a la cara y el cuero cabelludo. Nuestro paciente presentaba además otra a nivel de región suprapúbica.

Figura_3Figura_1Figura_2

La enfermedad es transitoria, las lesiones se resuelven hacia los seis meses de vida, momento en el que los anticuerpos maternos desaparecen por completo de la circulación del lactante.

Deja un comentario